Page 2 of 8 FirstFirst 1234 ... LastLast
Results 9 to 16 of 60

Thread: Reportes sobre Venezuela

  1. #9
    Join Date
    Dec 2005
    Location
    Brasil
    Posts
    714
    Rep Power
    14

    Default

    El Mundo
    Mirando el vecindario
    Chávez y Caldera: tema Brasil
    Edgar C. Otálvora

    Los orígenes de la historia coetánea de las relaciones entre Brasil y Venezuela deben buscarse en el contacto entre los gobiernos de Rafael Caldera y Emilio Garrastazu Médici. Un segundo hito lo constituyó la especial relación entre los presidentes Jaime Lusinchi y José Sarney. El tercer momento lo marcó la intensa actividad del segundo gobierno de Rafael Caldera, con los presidentes Itamar Franco y Fernando Henrique Cardoso.

    Y una cuarta etapa la protagoniza el gobierno de Hugo Chávez con Cardoso, y luego con el presidente Lula da Silva. En todos esos momentos, el tema de “seguridad” pareciera haber sido el móvil central que explica el interés de esos gobiernos venezolanos para acercarse a Brasilia. Caldera y Lusinchi procurando un aliado regional ante un potencial conflicto armado con Colombia.

    Hugo Chávez procurando un aliado regional para retar y hacer frente a EEUU.

    El interés por Brasil del primer gobierno de Caldera se manifestó en medio del impacto que tuvo sobre la seguridad venezolana la crisis militar de marzo de 1971 en el Golfo de Venezuela, que alentó una ola armamentista.

    El segundo momento lo protagonizó Jaime Lusinchi quien abrió contactos directos y personales con Brasilia, buscando una proximidad geopolítica distinta a la de Colombia.

    El inicio del segundo gobierno Caldera estuvo marcado por un enfriamiento de las relaciones con Colombia, normalizadas desde 1989. Caldera buscó alejarse del esquema de alianza privilegiada con Colombia que impulsaron Carlos Andrés Pérez y Ramón J. Velásquez. Caldera llevó al gobierno en 1994 a un grupo de civiles y militares (algunos con abiertas simpatías por los golpistas de 1992) que desarrollaron una línea dura ante Bogotá y procuraron profundizar los nexos con Brasil como contrapartida.

    Los primeros movimientos de Hugo Chávez hacia Brasilia, fueron una hiperkinética continuación de la diplomacia de Caldera.

    Pero a medida que el actual gobierno venezolano dejó ver sus orientaciones geopolíticas, saltó a relucir el tema de seguridad en sus aspectos militares. A mediados del 2000, Caracas intentó colocar en la agenda bilateral con Brasil, el tema de una alianza militar alegando el inicio del Plan Colombia. Luego, a partir del 2002, el auge de la alianza La HabanaCaracas y el triunfo de Lula, aceleraron la exposición de las pretensiones venezolanas sobre el tema de seguridad. Caracas procura un doble propósito militar: crear un anillo de protección perimetral en Suramérica, y extender su influencia externa en el vecindario.

    El gobierno venezolano ha convertido el tema de las “agresiones” armadas por parte de EEUU en argumento para una nueva ola armamentista y, según los actuales jefes militares venezolanos, Colombia sería una de las posibles vías para un supuesto ataque desde el exterior. Con lo cual, una vez más, surge el tema “Colombia” como catalizador en la química de las relaciones Venezuela-Brasil.

    En tanto, Brasil se ha mantenido distante de cualquier proyecto de alianza militar

  2. #10

    Default

    hoy en el mercurio un completo reportaje a las compras realizadas por chavez y las repercuciones en brazil y colombia

    Venezuela: Con suspicacia miran en la región los nuevos aviones adquiridos por Chávez

    Expertos dicen que los 24 caza bombarderos comprados a Rusia pueden romper el equilibrio estratégico en América Latina.

    --------------------------------------------------------------------------------


    JAVIER MÉNDEZ ARAYA

    "Oigan esto: un F-16 puede lanzar un misil a una distancia máxima de 70 kilómetros. ¿Ustedes saben a qué distancia los lanza el Sukhoi 30? A 200 kilómetros".

    Con esas palabras, el Presidente venezolano Hugo Chávez explicó la decisión de su gobierno de adquirir 24 de estas modernas y poderosas aeronaves rusas, dotadas de misiles de largo alcance R 77 y equipadas con radar ruso para el combate, el cual sería virtualmente inmune a sistemas de interferencias occidentales, según los expertos.

    La nueva adquisición militar, a un costo de alrededor de mil millones de dólares, sustituirá a una flota estadounidense de F-16 que datan de hace aproximadamente 20 años. La mantención de estos aviones no puede realizarse porque, debido al embargo militar que le impuso la administración Bush, EE.UU. no vende repuestos a Venezuela.

    Washington también vetó la venta a Venezuela de aviones españoles y brasileños con tecnología estadounidense.

    Los alardes de Chávez, su discurso agresivo y su decisión de adquirir los Sukhoi han provocado alarma en el vecindario, porque la Fuerza Aérea Venezolana (FAV) se convertiría en una de las más poderosas de América del Sur y en una seria amenaza para la estabilidad regional. Venezuela daría un salto tecnológico que podría equiparar a la Fuerza Aérea de Chile (FACh), que recientemente compró 10 F-16 nuevos para reemplazar a los viejos Mirage Elkan.

    Expertos y ex militares colombianos y brasileños criticaron lo que consideran una "carrera armamentista" de Venezuela. Además de los Sukhoi y los 100 mil fusiles Kalashnikov comprados a Rusia, Chávez tiene muy avanzadas las negociaciones con Moscú para adquirir 8 lanchas patrulleras y aviones de transporte militar, así como 18 helicópteros MI-17, MI-35, MI-26T. En Francia compraría fragatas y radares.

    ¿Para qué?

    El ex ministro de Defensa colombiano y actual senador Rafael Pardo se pregunta para qué Venezuela necesita aviones de tan alto desarrollo.

    "Venezuela, desde hace unos tres años, ha decidido aumentar su capacidad militar. Existe una gran preocupación en nuestro país por estas circunstancias, porque evidentemente para Caracas la principal hipótesis de conflicto es con Colombia por el diferendo de límites marítimos aún no resueltos", dice el ex oficial a "El Mercurio".

    Para el analista bogotano Alfredo Rangel, Colombia no puede en estos instantes distraer recursos económicos y entrar en una carrera armamentista, debido a que la prioridad de sus fuerzas armadas están abocadas al conflicto interno con los grupos armados irregulares.

    "Por este motivo, Colombia no tiene posibilidades de adquirir armas de última generación. Por ello, vemos con inquietud las adquisiones de los Sukhoi por parte de Venezuela, porque son aeronaves muy poderosas y con enorme capacidad de penetración estratégica", sostiene.

    Geraldo Monteiro, experto brasileño, señala que el principal peligro por la presencia de armas tan modernas en Venezuela radica en el proyecto de Chávez de convertirse en un poder regional, con un discurso izquierdista radical.

    "En un país donde existen instituciones sólidas que funcionan democráticamente esa compra no constituye un problema. Pero en el caso de Venezuela es preocupante, porque un hombre de las características y personalidad confrontacional de Chávez puede intentar una presión político-militar sobre sus vecinos, especialmente Colombia".

    Por su parte, el gobierno de Chávez acusa a Washington de tener planes para invadir a Venezuela, y puntualizó que sus fuerzas armadas se están preparando para "la defensa de nuestra tierra" ante las "continuas agresiones" estadounidenses.

    "Los Sukhoi tendrán como único objetivo reforzar militarmente la defensa de la soberanía nacional, dentro de un esquema de modernización de los equipos militares venezolanos, en concordancia con la nueva fase de la geopolítica del país y a raíz de la actitud hostil del gobierno de Estados Unidos", señala Tarek William Saab, gobernador del estado de Anzoátegui, donde estará la base de los aviones.

    Colombia y Brasil se potencian

    La Fuerza Aérea de Colombia cuenta con 12 aviones K-Fir (versión israelí del Mirage) repotenciados con moderna tecnología, y recientemente se ha implementado un programa para mejorar sus sistemas de tiro, dándoles la capacidad de lanzar bombas guiadas por láser. Además, Colombia posee 14 Mirage V y 24 Cesna A 37B.

    Brasil, por su parte, adquirió 16 aviones de combate Mirage 2000 de segunda mano en Francia, ante las amenazas del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, según dijo la prensa local.

    También Brasil remodelará 13 cazas supersónicos F-5 BR Tigre de fabricación estadounidense que usaba desde los años 70, para reemplazar a los Mirage III.
    saludos

  3. #11
    Join Date
    Nov 2005
    Posts
    137
    Rep Power
    15

    Default

    ahora con este loco de chaves con un poderio militar tan preocupante me empieso a preguntar yo

    su protegido evo morales no le puede bajar una locura y aventurarse en algo contra chile con el apoyo del poderio militar de venesuela y de pasadita arrastar al peru contra nosotros??

  4. #12
    Join Date
    Jul 2006
    Posts
    841
    Rep Power
    14

    Default

    hola de verdad creo q tal situacion es casi q imposible primero porq tal poderio como tu lo llamas no es suficiente para una accion de tal naturaleza segundo porq no esta en el pensar del presidente venezolano tales actos por la senbcilla razon q contradice exponencialmente toda su tesis de integracion y tercero porq a bolivia le faltarian decadas para tener unas fuerzas armadas q puedan ser capaces de vencer a sus vecinos y por ultimo porq no creo q tal accion sea permitida por la comunidad internacional

  5. #13
    Join Date
    Dec 2005
    Location
    Brasil
    Posts
    714
    Rep Power
    14

    Default

    Saab stops Venezuela arms sales

    By Greg Morsbach
    BBC News, Caracas


    Sweden's biggest defence manufacturer, the Saab Group, says it will no longer provide weapons to Venezuela.

    Saab says it cannot continue sales of anti-aircraft and anti-tank devices to Venezuela because of a US arms embargo against President Chavez's government.

    Saab subsidiary Bofors has supplied Venezuela's armed forces for 20 years.

    Under the terms of the American restrictions, no factory in the world may sell weapons to Venezuela that contain components made in the US.

    Bofors will cut its commercial ties to Venezuela on 1 October, complying with the strict embargo put in place by Washington back in May.

    The Swedes have in the past sold anti-aircraft missiles, rocket launchers and anti-tank rifles to Venezuela worth around $150m (£80m).

    There are no new arms contracts in the pipeline at the moment. But President Chavez will soon need to replenish his stocks of ammunition and missiles.

    Other doors

    The US embassy in Sweden said it was pleased Saab was complying with American legislation that prohibited the sale of arms to countries which did not comply fully with US anti-terrorism efforts.

    The authorities here in Caracas said they were surprised by the news.

    "We haven't been notified officially by Bofors but we're taking this matter very seriously," Defence Minister Raul Isaias Baduel said in a BBC interview.

    "I can assure you we'll be looking into this and I'll be formulating a response together with President Hugo Chavez."

    A member of the military high command told the BBC they were studying the possibility of signing arms deals with Switzerland.

    He said it was a shame the door to Sweden had been closed but he was sure that others would open soon.

    Caracas has recently been purchasing arms from alternative sources, such as Russia, where none of the weapons contain American components.

  6. #14
    Join Date
    Dec 2005
    Location
    Brasil
    Posts
    714
    Rep Power
    14

    Default

    Será verdad?

    Venezuela comprará S-300.


    Chávez instala defensa antiaérea porque teme agresiones

    El polémico presidente de Venezuela anunció la compra de un avanzado sistema contra misiles porque supone que su país podría ser atacado. Advirtió que todo "avión que intente violar el suelo venezolano, sería derribado 100 kilómetros antes de entrar en el territorio”

    (AP) _ El presidente Hugo Chávez anunció el jueves que Venezuela está próxima a adquirir un avanzado sistema de defensa antiaérea misilístico, que según el mandatario ayudará a su país a frustrar cualquier intento de "agresión".

    "Para que no comiencen las especulaciones, vamos a adquirir el más moderno sistema de defensa antiaérea, que va a cubrir está tierra desde allá, mucho más al norte de nuestra frontera marina (en el Mar Caribe), hasta allá en el Amazona (frontera con Brasil)", dijo Chávez en un discurso con motivo del 200 aniversario de una expedición independentista encabezada por el prócer venezolano Francisco de Miranda.

    "Vamos a blindar a Venezuela, aquí nadie vendrá, de ninguna parte, por más fuerte que sea, a detener la marcha libre del pueblo venezolano", agregó el mandatario en aparente alusión a Estados Unidos.

    Chávez repetidamente ha dicho que la masiva compra o "modernización de nuestros equipos militares" -- que incluye las recientes adquisiciones de decenas de miles de fusiles, docenas de aviones y helicópteros, entre otros pertrechos militares-- "no es una prioridad, pero es una necesidad" para un "país amenazado como el nuestro, un país bajo la mira del imperio más poderoso de la Tierra (Estados Unidos)".

    A pesar que las autoridades de Estados Unidos han negado repetidamente las acusaciones de Chávez respecto a que Washington planea invadir Venezuela, el mandatario insiste en que su país y otros deben estar en guardia para afrontar cualquier intervención.

    "Avión que venga a tratar de violar el suelo venezolano, sería derribado 100 kilómetros antes de entrar en tierra venezolana", indico.

    "Los modernos equipos, que vimos en Rusia, en Bielorrusia y Teherán (Irán), detectan el blanco a 200 kilómetros, vienen con misiles, que salen directo, guiados por el calor de los aviones que vinieran", al citar tres de los ocho países que visitó en una larga gira internacional que concluyó el miércoles.

    "Blindada va a quedar Venezuela para defendernos de cualquier agresión", insistió tras recordar las compras recientes de armas realizadas por esta nación Sudamérica.

    La semana pasada, Chávez selló en Rusia un acuerdo de adquisición de 24 cazas Sukhoi 30 y 53 helicópteros, que convierten al país en uno de los mayores compradores de material bélico de la región.

    Estas nuevas compras, sumadas a las adquisiciones de 100.000 fusiles Kalashnikov AK-103 y otros helicópteros que se concretaron el año pasado, transforman a Rusia en el principal abastecedor de armamento de Venezuela.
    Los acuerdos contemplan también la construcción de plantas para fabricar los fusiles Kalashnikov y sus municiones en Venezuela. Se espera que las plantas comiencen su producción dentro de tres años.

    Chávez ha dicho que Estados Unidos ha intentado desarmar a Venezuela.
    "Han bloqueado a Venezuela, ni siquiera nos suministran los repuestos para el mantenimiento de los aviones (de fabricación estadounidense) F-16 y además están coaccionando a empresas y otros gobiernos para evitar que nos provean de material (bélico) mínimo, incluso el armamento individual de un soldado, que es un arma meramente defensiva", afirmó.

  7. #15
    Join Date
    Jul 2006
    Posts
    841
    Rep Power
    14

    Default

    bueno la declaracion por lomenos fue verdad la realizo el dia del desfile de la armada en el estado falcon ahora si sera el s-300 eso de verdad aun no he escuchado nada, pero no seria de extrañar si consideras los niveles de inversion q esta haciendo venezuela

  8. #16
    Join Date
    Dec 2005
    Location
    Brasil
    Posts
    714
    Rep Power
    14

    Default

    Hipótesis de guerra de Chávez
    El conflicto tiene dos fines. Uno, instalar la multipolaridad mundial
    para que no cuaje la intención unipolar de EEUU; y dos,
    impulsar la revolución socialista y antiimperialista venezolana y continental

    Alberto Garrido
    Especial para El Universal

    Desde que se propuso la toma del poder, Hugo Chávez planteó, como hipótesis final del proceso revolucionario, una confrontación bélica en dos planos. En primer lugar, con Estados Unidos, caracterizado como el enemigo estratégico a derrotar. Por otra parte, con los aliados, externos o internos, de EEUU.

    En sus largas conversaciones con Agustín Blanco Muñoz, (Habla el Comandante, UCV, Caracas, 199, Chávez es explícito en cuanto a su concepción guerrerista de la realidad política: "Nosotros hablamos de la lucha política como de la guerra política; es decir, de la guerra o el combate militar que hicimos. Estamos ahora en una guerra política, estamos en otra forma de guerra, y no sabemos si más adelante pasaremos a la guerra nuevamente" (op.cit., pp. 344-345).

    Esa guerra intermitente tiene dos fines:
    a) instalar la multipolaridad mundial, para que no cuaje la intención unipolar de Estados Unidos; y,
    b) impulsar la revolución socialista y antiimperialista venezolana y continental.

    En esa guerra el enemigo externo también puede tener aliados internos. Chávez le recordó a Blanco Muñoz que así ocurrió en el Chile de Allende (Ibidem, p. 605).

    En julio de 1992, Chávez sostenía la misma posición. En la cárcel de Yare escribió: "se inicia, asimismo, en este lado del escenario, una acumulación de fuerzas transformadoras que van siendo encarriladas por una sola vía. La escalada del conflicto y su desencadenamiento en una guerra civil, fratricida, pero justa y legítima" (ver Hugo Chávez, Terrorismo de Estado y Guerra Civil, en Alberto Garrido, De la Guerrilla al Militarismo, Ediciones del Autor, Mérida, 2.000, p.73).

    Con Chávez en pleno ejercicio del poder real, Raúl Baduel, su compañero de ruta desde la fundación del MBR200 y actual ministro de Defensa, organizó de manera sistemática las hipótesis de guerra que Chávez había formulado en términos generales.

    Hipótesis de Baduel

    El periodista y director del diario Ultimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, al resumir las hipótesis de guerra enumeradas por Baduel, las ordenó de la siguiente manera:

    "1) Guerra de Cuarta Generación, con posible confrontación asimétrica;
    2) Desestabilización y desarticulación del país mediante golpe de Estado, subversión o acciones de grupos separatistas;
    3) Conflicto regional, que podría derivarse del estado de violencia interna en Colombia, en el que participa Estados Unidos con algo más que el Plan Colombia, y usar el pretexto de que Venezuela es promotor de violencia en ese país para utilizarlo como "casus bellis" y propiciar una intervención en el nuestro: y,
    4) Invasión directa de Estados Unidos, no descartable en vista de la política desarrollada por Estados Unidos, sobre todo en Oriente Próximo".

    De esta forma, las hipótesis de guerra (Chávez-Baduel) pueden agruparse en dos grandes líneas:

    a) Guerra internacional, que pueden ser de alta intensidad (invasión directa de Estados Unidos) o de mediana intensidad (confrontación bélica en el marco del Plan Colombia-Andino); y,

    b) Guerra interna de baja intensidad (separatismo regional zuliano, intento de golpe de Estado, violencia callejera, desestabilización).

    En el Alto Mando se maneja, en fin, el concepto de guerra total (externa e interna), y los frentes son múltiples (relación directa con el conflicto de Medio Oriente, acusaciones de amistad con la guerrilla colombiana con el fin de llevar a Venezuela a formar parte de la guerra del Plan Colombia-Andino, enfrentamiento con movimientos desestabilizadores o fraccionalistas venezolanos).

    Baduel incorpora en sus hipótesis, además, la guerra del petróleo, que marca la presente etapa de la historia mundial. Esta pasaría por la posible interrupción de suministro petrolero de Venezuela a Estados Unidos "si se produce una agresión externa", tal como lo han advertido en varias oportunidades tanto el presidente Hugo Chávez como el ministro de Energía, Rafael Ramírez..

    Para la potencia del Norte el resguardo de sus fuentes petroleras tradicionales es parte de su estrategia de seguridad nacional y encabeza las hipótesis de intervención del Comando Sur en América Latina y el Caribe (ver Tom Barry, Nuevas Prioridades para el Comando Sur, Americas Program, IRC, julio 05, 2005).
    Las guerras externas

    La dinámica geopolítica mundial ha colocado en el primer lugar de las hipótesis de guerra, más que la ampliación regional del conflicto colombiano, que pasa previamente por la fase de ejecución del Plan Patriota en la Frontera Norte de Ecuador y el reacomodo de los "ejes" político-militares regionales, otra extensión, impredecible en el tiempo, pero potencialmente más peligrosa: la prolongación de la Guerra del Medio Oriente.

    La alianza estratégica de la revolución bolivariana con Irán y con el mundo musulmán da origen a la pregunta de hasta dónde puede llegar el compromiso de Chávez con Ahmadinejad y con el mundo musulmán en caso de que estalle guerra que involucre a la nación persa. Esta circunstancia significaría que, además de Israel, en la Guerra de Medio Oriente intervendría Estados Unidos, que ya ha expresado, por intermedio de su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, su deseo de crear un "nuevo mapa" en esa región.

    Chávez ha condenado al Estado de Israel por la desproporción de su respuesta militar ante el caso de los dos soldados hebreos secuestrados en territorio israelí por parte de Hezbolá. Además, ordenó el retiro del encargado de Negocios de la Embajada de Venezuela en Tel Aviv. También acusó a Washington de ser el verdadero propiciador de la guerra de Palestina y del Líbano. Chávez ha planteado, a su vez, en Mali, un "plan de integración para enfrentar la era imperialista, neoliberal y de atropellos".

    Pero la amenaza real para EEUU es el corte del flujo petrolero venezolano, equivalente al 15 por ciento de sus importaciones. En este aspecto pudiera encontrarse, tal vez, el acuerdo estratégico antiestadounidense Irán-Venezuela. El ministro de Energía, Rafael Ramírez, afirmó en Teherán que "si Estados Unidos quiere tener una política hostil hacia nosotros dejaremos de exportar petróleo a ese país. Si Irán fuera atacado definitivamente actuaría igual que nosotros".

    Igualmente Irán y Venezuela han propuesto pasar el valor financiero del petróleo al euro y sacarlo así de la esfera del dólar, decisión que significaría un golpe letal a la moneda y a la economía estadounidense, con rebote sobre el sistema económico mundial.

    Lo que no aclaró Ramírez es si la acción _la interrupción del flujo petrolero_ sería simultánea, en el marco de la alianza estratégica con Irán, o individual. Ese será el gran test que tendrá la alianza si la contienda de Medio Oriente (que incluye la cuestión nuclear), incorpora abiertamente a Irán, ya que saldrían del mercado aproximadamente 7 millones de barriles de petróleo diarios.

    El jefe del Estado persa ha advertido de una "explosión islámica" que "no se limitará a fronteras geográficas, sino que quemará también a los que crearon Israel en los últimos 60 años". Para que no quedaran dudas sobre quienes eran los "creadores" a los que se refería, Ahmadinejad dijo que "Gran Bretaña y Estados Unidos son cómplices del régimen sionista en sus crímenes en el Líbano y Palestina" (AP, 23,07-2006).

    En una cumbre de la Conferencia Islámica, el jueves 3 de agosto, Ahmadinejad afirmó que "la verdadera solución al conflicto armado del Líbano y de Palestina es la eliminación del régimen sionista", y aclaró que, sin embargo, "en esta etapa debe haber un cese el fuego inmediato".

    Israel, la tercera potencia nuclear del planeta, que además cuenta, en términos convencionales, con el quinto ejército más poderoso del mundo, y que tiene como aliado estratégico a Estados Unidos, la primera potencia militar de la Tierra, difícilmente será borrado del mapa de Medio Oriente pasivamente.

    La asimétrica, desestabilización, separatismo y Che Guevara
    Chávez ha comprado una poderosa flota aérea de cazas rusos Su-30 y decenas de helicópteros multipropósito, así como barcos de guerra. También ha anunciado la instalación de un sistema de defensa antiaérea de última generación.

    En realidad, ese tipo de armamento es poco útil para confrontar militarmente con Estados Unidos, cuya superioridad bélica en términos convencionales es abrumadora frente a cualquier otro país, incluidos Rusia y China.

    Estratégicamente, dentro de la hipótesis de Guerra Asimétrica de Resistencia, son mucho más útiles los fusiles Kaláshnikov, así como la instalación de una fábrica para construirlos, junto con sus proyectiles. La experiencia de combate con base en cohetes ensayada en el Líbano por Hezbolá, que libra igualmente una guerra asimétrica contra Israel (Hezbolá no usa aviones, helicópteros, ni tanques, ni barcos) orienta las compras de armamento convencional efectuadas por Venezuela hacia una guerra de primera fase tradicional, contra ejércitos regulares de Estados vecinos, que debería convertirse, en plazo breve, en una Guerra Asimétrica (irregular ilimitada en la metodología y en el tiempo) al producirse la esperada intervención estadounidense.

    Esta hipótesis es alimentada por algunos movimientos del Pentágono. El Comando Sur, por ejemplo, acaba de patrocinar una reunión en Lima que contó con la presencia de altos mandos y representantes militares de 14 países de América Latina. La cita culminó el pasado viernes 4 de agosto. Los jefes militares de los ejércitos de Argentina, Brasil y Bolivia estuvieron presentes. Los acompañaron sus pares de Colombia, Ecuador, El Salvador, Uruguay, Guatemala, Chile, Paraguay, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Perú. La reunión fue coordinada por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Peruanas y se hizo para "compartir experiencias en operaciones de mantenimiento de paz" (Efe, 04-08-2006).

    Si el ataque contra Venezuela se concreta, en ese momento se incorporarán a la contienda, si las palabras se traducen en hechos, milicianos cubanos, argentinos, nicaragüenses y salvadoreños (dirigentes y militantes revolucionarios de esos países han manifestado públicamente su voluntad de participar en una guerra en defensa de la revolución bolivariana), así como las FARC, que ya anunció esa intención, en la frontera.

    La atomización de la resistencia pudiera trasladarse a otros países con importante población indígena radicalizada (Ecuador, Bolivia, Perú). Si esa situación ocurre, la región andina estaría en guerra, con ejércitos de Estado apoyados por Estados Unidos, contra oponentes no estatales, al estilo de la resistencia iraquí o libanesa, mientras algunos jefes de Estado (Cuba, Venezuela, Bolivia) desarrollarían, hasta donde les fuera posible, una guerra combinada (convencional y asimétrica).

    Solamente que en el caso de América Latina, donde el factor dominante no sería el geopolítico-religioso-energético, sino el geopolítico-antiimperialista (energético en el caso de Venezuela y Bolivia), la Guerra Asimétrica tendría un mayor peso como guerra irregular desparramada, tal como hace décadas fue planteada por Ernesto Guevara ("uno, dos, muchos Vietnam").

    En este contexto las elecciones presidenciales venezolanas son un paso necesario para legitimar la presencia de Hugo Chávez en el concierto institucional internacional.

    En cuanto al dolor de cabeza que tiene el Gobierno con la oposición, el Zulia, la activación de la hipótesis de guerra antiseparatista dejará en posiciones cada vez más incómodas al actual gobernador de ese Estado, partícipe o no en el proceso electoral nacional.

    Sobre la subversión callejera y el golpe de Estado, otras de las hipótesis de guerra interna, la debilidad estructural de la oposición hace que queden instaladas en un espacio alejado 180 grados del previsto originalmente.

    Por ahora se trata de hipótesis. Pero ya son mucho más que juegos de guerra. Esa es la cuestión

Page 2 of 8 FirstFirst 1234 ... LastLast

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •