Page 2 of 19 FirstFirst 123412 ... LastLast
Results 9 to 16 of 152

Thread: Todos lo buques de la Marina de Guerra del Perù

  1. #9
    Join Date
    Feb 2009
    Location
    IQUITOS PERU
    Posts
    132
    Rep Power
    11

    Default Crucero HMS Newfoundland vs. crucero USS Brooklyn Crucero Grau vs Crucero Prat

    Crucero HMS Newfoundland vs. crucero USS Brooklyn
    Crucero Grau vs Crucero Prat

    Un debate entre viejos marinos, la mayoría ya muertos, era una interrogante sobre los cruceros Brooklyn y los Newfoundland. Los Brooklyn empleados por años por Chile y los Newfoundland por Perú.

    Algo de Historia

    Los Cruceros ligeros clase Brooklyn, de EEUU, fueron producto de las restricciones de construcción naval de la pre guerra mundial, y fueron construidos en 1936.

    Los Clase Newfounland, del Reino Unido, nacieron en 1942, con un conocimiento de la guerra moderna de ese momento. Con la finalidad de operar en las Colonias de ultramar británicas sin apoyo alguno.

    Al término de la segunda guerra mundial EEUU que aprendió muchísimo sobre la guerra moderna, vio en sus portaviones y submarinos la proyección para el futuro de su flota. Decidió rápidamente desasearse de todos cruceros que pudiera. Se los ofreció a Naciones Americanas como Argentina, Brasil y Perú. El Perú, tenía claro en que invertiría su fortuna ganada durante la Segunda Guerra Mundial. Se embarco en la construcción de los mas modernos convencionales que se podían comprar, invirtió en electrónica, aviones a reacción, como los F80, Camberra entre otros.

    Y se sabía que Chile quería que se le ofrecieran estos cruceros americanos, pero estaba en la lista de espera de la decisión de Brasil, Argentina y Perú. La MGP rápidamente contesto a los EEUU que no le interesaban los cruceros por su antigua tecnología y que ya tenía puesta sus inversiones en la construcción de 4 submarinos.
    En la época fue todo un escándalo, ya que eran en condición de regalo y sabían que si no los tomaba Perú los pediría Chile, la prensa hasta acuso a los responsables de traición. Pero era necesario que Chile gastara sus monedas en cosa inútiles. y así fue no solo le dieron uno si no dos cruceros de 1936, en esos mismos días el Perú recibía los dos primeros submarinos tipo Sierra.
    La MGP, pidió calma al pueblo que se sentía desprotegido a merced de los 15 cañones de 6” de cada uno de los cruceros chilenos. Hasta que la prensa pudo ver una demostración del poder destructivo de los nuevos submarinos.
    Años más tarde, se dio la ocasión de comprar buenos cruceros hechos por la mejor Marina del Mundo, la británica. Con paciencia se podría comprar buques que están en servicio activo en la Royal Navy y que habían probado su efectividad durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Eran los Cruceros ligeros clase Newfoundland.

    Y como ahora con los tanques chinos y los leopard Chilenos, se medían los buques por sus músculos y otra vez la prensa “especializada” opinaba y criticaba duramente a la MGP por la adquisición de los cruceros británicos. y era muy simple… 9 cañones contra 15 Chile aventajaba al Perú en 6 cañones de 6” por cada crucero, “estamos perdidos” decía la prensa.
    Y como es costumbre en la MGP, dejo que la prensa hablara lo que quiera y que los Chilenos poco informados crean que tenían la superioridad, pero la Armada de Chile sabia en que lio se había metido con estos cruceros, Chile no pasaba por un buen momento económico desde 1921 y mantener estos buques o intentar mejorarlos, pero poco o nada se podía hacer el problema estaba justamente en su virtud…. 15 cañones.

    Testimonios

    Hace 2 años tuvimos la oportunidad de entrevistar a 3 Almirantes en retiro que conocieron estos cruceros y por fin revelaron el porqué de su tranquilidad al adquirir estos cruceros.
    El primer entrevistado fue el Alm. Salmon, primer comandante peruano del Newfounland, luego BAP Almirante Grau.

    “en el Perú jamás habíamos tenido una cosa así, era como pasar de la carreta a la fórmula 1”
    “es increíble que bien hacen las cosas estos británicos”
    “tenían un control de tiro espectacular, no había forma de fallar”

    Incrédulo le preguntaba sobre los 15 cañones del Prat contra 9 del Grau.
    Me miraba y se reía, “por eso los gringos los desecharon rápido, no le daban a nada, perdían la posición por cada recarga y no podían disparar en salva por que se balanceaban demasiado, de hecho un mal diseño”

    Cuando entreviste al Alm. De las Casas, el vio al crucero por otro lado, toda su electrónica y su central de comunicaciones, De las Casas había podido interceptar las comunicaciones del Newfounland durante el combate de Matapalo contra la flota Italiana, un combate nocturno donde el crucero británico parecía saber con 10 min de antelación los movimientos de los italianos.
    El Alm. De La Casas indagaba si el buque tenía o tuvo algún dispositivo que le permitiera el combate nocturno, pero no encontró nada que le diera esa ventaja. Y revisando parte de la documentación abandonada en los pañoles del crucero se entero que el problema de la derrota Italiana no fue la tecnología avanzada del crucero, si no la necesidad Alemana de obligar que todas las comunicaciones primero pasaran por Roma, si bien los británicos no tenían el código italiano, tenían en alemán y cada orden dada a la flota italiana era interceptada por los radios del Newfoundland.

    ¿Pero y el mito entre 15 y 9?

    “hay pues hijo, simple, ¿sabes que es la rosa de tiro? Los británicos hicieron de su tiro algo muy eficiente podían colocar toda su salva de un vez sobre el blanco, los impactos eran muy juntos, no era necesario mas cañones, con 3 de 6” bien puestos arruinaba cualquier crucero, era claro que los 15 del Prat eran más para saturar que para hacer una buena concentración de tiro.
    Es más sabíamos que sobre 14 km no le daban a nada, o sea que era hacer tiro al pato con ellos.
    Pero para que gastar en tanto cañoneo si sabíamos que un solo torpedo los mandaba al fondo, la historia nos dio la razón en las Malvinas.”


    ¿Y entre el Newfounland y el actual Grau?

    Mira, cada buque se compra con un objetivo y este crucero holandés llegaba con la era del misil, en lo particular no tiene cabida en la estrategia actual, su rol se puede cumplir de una forma más económica y eficiente. Y si se encontraban sin misiles, el Newfounland lo desaparecía del mapa a la 3ra salva, su control de tiro y su radar eran fantásticos.

    Mi tercer entrevistado fue el Alm. Carvajal

    “pero mejor que el Newfounland era el Ceylon, cuando recibimos al Grau, tenía un año de baja y estaba algo depredado, pero cuando recibimos el Bolognesi, fue otra cosa, solo se bajaron los marinos británicos y subimos nosotros. Había de todo! podemos decir que por primera vez habían suficientes cascos y ametralladoras para repartir a toda la MGP.”

    ¿Y qué opina del 15 a 9?

    Riéndose “salió buena esa jugada, es como la de las Leander sin misiles contra el Ferre con los Exocet o la del actual Grau y el crucero La Torre comprado a Suecia, Bueno la guerra se lleva a todos los planos. Creo que esa época refleja un mal momento en la Armada Chilena, que estoy seguro que ya subsanaron.

    Chile pensó que no los aceptamos por no poder pagar su costo operativo ya que hasta esa época solo operábamos destructores y fragatas. Y la verdad que no teníamos experiencia alguna, pero todo se aprende.

    La verdad es que todos eso buques debieron desaparecer en Pearl Harbor el 7 diciembre del 41, pero no fue así. Y la necesidad de continuar la lucha hizo que se eche mano de todo los fierros disponibles para seguir peleando. Pero para esa época ya estaban desfasados, el avión y el torpedo reinaban y no había nada que discutir a eso.

    En corto le contesto, su artillería era ineficiente y era lo único “bueno que poseía”

    Por eso ahora veo que Armada Chilena solo compra cosa finas, aunque esas compras a Holanda se parecen a la adquisición de crucero Prat, es el mismo tenor, deshacerse de ellas rápido. Holanda tendrá sus razonas y Chile las suyas para no tomarlas en cuenta. Es otra cosa la compra de los destructores Tipo 23 a la Royal Navy, un lujo de buque.

    ¿Y sobre el Grau 2 vs el Grau3?

    Con toda la electrónica que se le coloco en los años ochenta al actual Grau, podría impactar en mi Grau a mas de 125 Km, y eso es una indiscutible ventaja, pero si los pones frente a frente en 1973, Mi Grau lo hace trizas, no solo por su excelente puntería, tenía un control de daños muy bueno y sobretodo una capacidad de asimilar impactos, cosa que los buques ya no tienen, todo era acero. Sin duda, habiendo navegado en los dos, me quedo con el GRAU 2, lo británico es mejor a cualquier cosa en el mar.

    Bueno en resumen, el tema de los 15 contra 9, es un tema de calidad y no cantidad.

    OJO con las próximas adquisiciones
    Kodak

  2. #10
    Join Date
    Feb 2009
    Posts
    1,366
    Rep Power
    0

    Default

    French Armored Cruiser Dupuy de Lôme (1888/1893)


    The Dupuy de Lôme making speed on her trials, 1892. With her streamlined hull and aggressively French styling, she was the apotheosis of jeune école cruiser design. Her gun layout echoes the diamond pattern common in French battleships of the era, scaled down to cruiser size. The largest guns, 7.6-inchers, were carried on the beam, while trios of 6.4" single turrets bow and stern rounded out the disposition. Likewise, the bulging tumble-home of the hull echoed Jauréguiberry on a scaled-down level. Like contemporary French battleships, Dupuy had armored masts with internal elevators, and fighting tops bristling with small guns (once again reduced in size to fit her more modest dimensions). Built as a commerce raider, she was intended as a 23-knot speed demon, as can be seen in this photo of her dashing through the brine. More realistically, her engines could deliver a sustained 19.5 knots when in good repair.

    The ship was named for Dupuy de Lôme, the father of the modern French navy, who had died only 2 years before the ship was laid down. She was built at the Brest Naval Dockyard, launched in 1888, and commissioned in 1893. Her gestation was prolonged by an accident in her boiler rooms during trials in 1890, necessitating extensive rebuilding below decks.

    At only 6,676 tons, the ship articulated a very different vision of the cruiser from the 1/3 larger vessels in the British and American fleets. To begin with, she carried her big guns on the beam ends, not at bow and stern. With her very light armor protection she was clearly not cut out for battle, but only for engaging unarmed merchantmen, and being speedy enough to outrun anything she didn't out-gun. The speed and moderately heavy armament showed an emphasis on bravura performance over protection/survivability. This design philosophy was in keeping with the offensive spirit of the jeune école, even though she was conceived at the end of that group's reign in the Marine Nationale -- a time when big battleships were again being laid down, starting with the Hoche and Brennus. More broadly, the jeune école doctrine of dash and spirit triumphing over heavy armament and greater numbers was precisely the same romantic claptrap that led the French Army into disaster after disaster in the First World War.



    Specifications for the Dupuy de Lôme: Length: 364'2" Beam: 51'6" Draft: 24'7" Displacement: 6,676 tons. Armament: (2) 7.6", (6) 6.4", (6) 9-pdr, ( 3-pdr guns; (4) armored torpedo tubes. Armor: Harvey process. Belt: 4" Turrets and barbettes: 4" Conn: 4¾" Deck: 2½"/1" Propulsion: (12) coal-fired Normand boilers; (3) 14,000-IHP vertical triple expansion engines, shafted to triple screw. Maximum speed: 23 kts. Crew: 521. Initial Cost: £416,000.

    In 1911, after 20 years service in the Marine Nationale, the Dupuy was stricken from the list and sold to Peru. Delivery was never consummated, however, and the ship was recommisioned to fight WWI in 1914, bearing her original name. At war's end, she was sold to the Belgian firm of LRB and converted to a coastal freighter, renamed Péruvier. Evidently she was not a roaring success in commerce, for she went to the breakers in 1923.

    Encontre algo acerca del crucero frances Dupuy de Lome, esta en Ingles el ultimo parrafo sombreado en azul dice lo siguiente:

    En 1911, despues de 20 anos de servicio en la Marina Nacional de Francia el Dupuy fue sacado de la lista y vendido al Peru. El envio a Peru nunca fue consumado, sin embargo, el barco fue recomisionado para pelear en la 1era guerra Mundial en 1914. teniendo su nombre original. Al termino de la guerra fue vendido a la firma Belga de LRB y convertido en un barco comun de carga renonbrado el Peruvier. Evidentemente el barco no tuvo exito en el comercio lo cual fue dado de baja en 1923.


    En otras palabras el Dupuy de Lome nunca llego a puertos peruanos ni formo parte de la armada peruana pero no esta claro porque el buque se vendio al Peru como dice el articulo pero no esclarece el porque la entrega nunca fue realizada.



    Saludos



    Perulatino@forever

  3. #11
    Join Date
    Feb 2009
    Location
    IQUITOS PERU
    Posts
    132
    Rep Power
    11

    Default Dupuy de Lôme


    El Dupuy de Lome, fue a fines del siglo XIX un hito en la construcción naval pero pero la aparición de nuevas tecnologías como la turbina, el submarino y el avión, lo dejaron fuera del jet set de los buques de renombre en pocos años, motivo por lo que la Marina Francesa lo paso al retiro.

    Para 1911, el Perú estaba en franco rearme, pero de una forma muy sutil. La llegada de los primeros sumergibles abordo del kanguro, (Para los que no quieran recordar la Armada Chilena mantuvo hasta el año 1929 presencia naval en el Callao, a veces importante como a veces algo insignificante, pero le servia de monitoreo de todos los movientos de la Marina Nacional de entonces) causo mucho revuelo en la prensa por que nadie supo hasta la llegada al Callao de la adquisición de los sumergibles.

    Estos sumergibles de fabricación francesa eran parte del plan peruano para tener lo que hoy llamamos Núcleo Eficaz de Defensa.

    Este N.E.D. de principios del siglo xx incluía aviones, artillería, cruceros submarinos, etc.

    Para fines de 1910, la Armada Nacional, nombre que recibía la MGP en esa época. Cerro las negociaciones para la compra del Dupuy de Lome, pero de antemano se encontró con un problema simple, no tenia dotaciones para dotar un crucero, la verdad no tenia mas gente que los cadetes.
    Para esos años la ESNA no existía como tal y se dictaban las clases abordo del Transporte Iquitos. Sin mucho protocolo se comisiono al Iquitos a Lorient, Francia para comicionar al Dupuy de Lome.

    Los franceses, quedaban impresionados por la calidad de los marinos peruanos, Y que todos eran plana mayor.

    Los cadetes recibieron instrucción de los franceses por mas de 2 años saliendo a navegar y hacer ejercicios de tiro con el crucero.

    Pero ya era un buque incapaz de medirse con otros buque similares en la región, La prensa presiono mucho para que se deseche la compra. le dejo una nota de la época.


    El inicio de la primera guerra mundial y la falta de pago de una parte del costo del buque por parte del Gobierno Peruano, termino con la entrega del "Comandante Aguierre" al gobierno francés en 1914

  4. #12
    Join Date
    Jul 2008
    Location
    norte chico
    Posts
    101
    Rep Power
    11

    Default

    hola a todos en conclusion se puede resumir que:

    1. no se completo la compra debido a presiones por parte de la prensa hacia el Gob. en aquel entonses.
    2. la falta de pago.
    3. la falta de tripulacion para comicionar al buque.

    quede convencido, no en muchas partes se puede encontrar la informacion necesaria, pero si se hace en equipo esto se vuelve eficas buena info a los chikos que ubicaron la informacion y la foto de la plana mayor que no es facil ubicar. y bueno una feliz navidad a todos los foristas y prospero año nuevo
    saludos y buen viento.

  5. #13
    Join Date
    Feb 2009
    Location
    IQUITOS PERU
    Posts
    132
    Rep Power
    11

    Default la vie en rose

    Quote Originally Posted by Eiren View Post
    hola a todos en conclusion se puede resumir que:

    1. no se completo la compra debido a presiones por parte de la prensa hacia el Gob. en aquel entonses.
    2. la falta de pago.
    3. la falta de tripulacion para comicionar al buque.

    quede convencido, no en muchas partes se puede encontrar la informacion necesaria, pero si se hace en equipo esto se vuelve eficas buena info a los chikos que ubicaron la informacion y la foto de la plana mayor que no es facil ubicar. y bueno una feliz navidad a todos los foristas y prospero año nuevo
    1 la opinión publica
    2 retraso en el pago, por pagar los submarinos y los torpedos
    3 Se tenia dotación solo que eran Aspirantes de Marina, eran cadetes de 6 año, y guardia marinas. Antes ser Aspirante de Marina era ser cadete de ultimo año.

    La mayoría de los marinos se trajo su francesa.

    kodak

  6. #14
    Join Date
    Feb 2009
    Location
    IQUITOS PERU
    Posts
    132
    Rep Power
    11

    Default Bap Grau segunda generación




    ESTE HA SIDO EL SALTO MAS RADICAL EN TECNOLOGÍA EN LA MGP

    A VER SI LO TRABAJAMOS UN POCO.
    UN ABRAZO

    KODAK

  7. #15
    Join Date
    Feb 2009
    Posts
    1,366
    Rep Power
    0

    Cool Historia de la Marina de Guerra del Peru I

    La historia de la Marina de Guerra del Perú. órgano de ejecución del Ministerio de Defensa del Perú encargado de la defensa marítima, fluvial y lacustre del país, está ligada a la Historia republicana del Perú y ha acompañado el desarrollo del país desde la época virreinal.

    El antecedente inmediato de la Marina de Guerra del Perú, es la Real Armada Española del virreinto.

    Época virreinal Durante el virreinato, le correspondió al Callao, como primer puerto del asentamiento hispano más importante de la costa del Pacífico sudamericano, el control de las rutas marítimas en el Pacífico, y para ello fue creada en 1580, la Armada de la Mar del Sur, destinada a ejercer el dominio efectivo sobre aquel vasto espacio marítimo.

    Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XVIII, se dio una nueva organización para las fuerzas navales presentes en el Perú, tomando como lugar de establecimiento el Callao, donde se creó una Capitanía de Puerto, entidad que pasó a ejercer el control marítimo y naval del área. Al mismo tiempo, también se estableció la Real Academia de Náutica de Lima; el Departamento Marítimo del Callao, con capitanías de puerto subordinadas en Valparaíso, Concepción y Guayaquil; el Hospital Naval de Bellavista, que funcionó hasta bien entrado el siglo XX y varios otros establecimientos.

    Todo este proceso sentaría las bases materiales y humanas sobre las cuales surgiría la institución naval peruana, como elemento necesario para hacer respetar el incipiente estado que comenzó a formarse a partir de julio de 1821

    La independencia y la Marina de Guerra del Perú

    Durante la época de la independencia, el mar fue el camino por el cual las fuerzas libertadoras llegaron a territorio peruano y pusieron en jaque a las fuerzas realistas para lograr finalmente la independencia del Perú.

    Sin embargo, el planeamiento de esta operación marítima, la más importante realizada hasta entonces en aguas del Pacífico sudamericano, tuvo sus antecedentes algunos años antes. Para mantener la independencia lograda tanto en Argentina como en Chile, se requería hacer lo propio en el Alto y Bajo Perú, y para ello las fuerzas independentistas al mando de José de San Martín, tenían claro que para poner en jaque al núcleo del poder español asentado en el Perú, se tendría que llevar las fuerzas propias por vía marítima, pero previamente logrando el control del mar.

    Ya desde 1816, corsarios bonaerenses y chilenos habían realizado varias incursiones contra puertos peruanos, y en 1819 el Almirante Thomas Cochrane, marino británico al servicio de la causa libertaria, efectuó dos expediciones sobre la costa peruana atacando exitosamente al puerto del Callao, logrando prácticamente con ello neutralizar las fuerzas navales realistas.

    Habiéndose dado este importante paso, en Chile, y al mando de San Martín, se constituyó una Expedición Libertadora, cuya escuadra, al mando de Cochrane, estaba conformada por ocho buques de guerra y dieciocho transportes que llevaban a bordo unos 4.500 soldados. La idea inicial era que esta expedición fuese financiada por Argentina y Chile, pero tan solo este último la financió, dada la imposibilidad del gobierno de Buenos Aires de hacerlo, debido a la guerra civil que se vivía en Argentina. Así el gobierno chileno le encomendó el mando al General San Martín, y la expedición marchó bajo bandera chilena.

    Esta fuerza naval zarpó de Valparaíso el 20 de agosto de 1820, y arribó a su destino elegido, la bahía de Paracas, al sur de Lima, el 7 de septiembre, desembarcando el 8 e iniciando sus operaciones terrestres al despacharse una columna del ejército patriota hacia el interior del país, hacia el sur a Ica y al norte, hacia Chincha y Cañete. El 11 de septiembre, el virrey Joaquín de la Pezuela, remite un oficio al general San Martín, lo que da inicio a las denominadas “Conferencias de Miraflores”, a partir del 26 de septiembre hasta el 1 de octubre de ese año; la primera medida, es el establecimiento de un armisticio, mientras duren las conversaciones y si fracasaren, hasta 24 horas después de la notificación. Fracasadas éstas, el cuerpo principal de este ejército expedicionario se desplazó el 26 de octubre de 1820 por mar hacia el norte de Lima, estableciendo su base de operaciones en la ciudad de Huaura. Desde allí se lograría que los realistas abandonaran la capital el 6 de julio de 1821, para luego ingresar San Martín con su ejército y ocupar la ciudad, en donde se proclamó la independencia del Perú el 28 del mismo mes.

    Sin embargo, a pesar que la capital se hallaba en manos de las fuerzas patriotas, ello no ocurría con el puerto del Callao, que aún hasta septiembre hubo de permanecer bajo dominio realista.

    En lo que respecta al establecimiento de la institución naval de la República del Perú, el gobierno constituido bajo el protectorado del general San Martín, encargó al capitán de navío Martin George Guisse, de origen británico, la tarea de organizar una marina de guerra, nombrándolo como su primer Comandante General. La naciente Armada, heredó el establecimiento terrestre y portuario del Departamento Marítimo del Callao, adoptando las ordenanzas navales españolas, excepto para lo que refiere a las normas disciplinarias a bordo, que fueron las británicas.

  8. #16
    Join Date
    Feb 2009
    Posts
    1,366
    Rep Power
    0

    Cool La historia de la Marina de Guerra del Peru II

    La primera nave en enarbolar el pabellón nacional fue la goleta
    “Sacramento”
    , capturada el 17 de marzo de 1821 por los hermanos Victoriano y Andrés Cárcamo, y rebautizada “Castelli”. En septiembre se incorporaron los bergantines “Belgrano” y “Balcarce”, que habían servido a la causa realista bajo el nombre de “Guerrero” y “Pezuela”. En noviembre se sumó a la escuadra la corbeta “Limeña”; a principios de 1822 lo hizo la goleta “Macedonia” y luego la de igual clase “Cruz”, el bergantín “Coronel Spano” y finalmente la fragata “Protector”, que había servido al rey bajo el nombre de “Prueba”.

    La función inicial de la Armada Peruana fue bloquear los puertos del sur, zona aún ocupada por los realistas y sobre la cual San Martín había concebido una operación que se inició el 15 de octubre de 1821, enviando a la corbeta
    “Limeña” y a los bergantines “Balcarce” y “Belgrano” pa corebeta establecer el control de la costa entre Cobija y Nasca. Sin embargo, dichos buques no se daban abasto para cumplir la misión, a lo que se sumó el desconocimiento del bloqueo por parte de naves extranjeras lo que dificultó la tarea encomendada. En el entretanto, a finales de 1821, se había realizado la denominada Primera Expedición a Puertos Intermedios, capturando la escuadra peruana el puerto de Arica.

    En 1823, el gobierno de José de la Riva Agüero y Sánchez Boquete encargó el mando de la Armada al capitán de navío José Pascual de Vivero, secundado por Guise al frente de la escuadra, quien ostentaba ya el grado de contralmirante. Ambos se encargaron de planificar la Segunda Expedición a Puertos Intermedios. Posteriormente, en febrero de 1824, el Callao fue retomado por fuerzas realistas, lo que conllevó a extender el bloqueo hacia el puerto de Chancay. La escuadra peruana, mantuvo un largo bloqueo en el Callao por espacio de casi dos años, lapso en el cual se produjeron varias incursiones y un enfrentamiento con la escuadra realista. Aunque las hostilidades cesaron con la capitulación española tras el triunfo del ejército patriota en la batalla de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824, aún quedaría en el Castillo del Real Felipe un puñado de realistas al mando del general español Ramón Rodil, quien finalmente desistiría de su resistencia en enero de 1826.

    El primer conflicto internacional al que la naciente República del Perú hubo de enfrentar, fue contra la Gran Colombia, debido a la Invasión peruana de Bolivia Colombia declaro la guerra al Perú el 20 de junio de 1828.

    La declaratoria de guerra por parte de la nación grancolombiana se dio el 3 de julio de 1828, conllevando al Gobierno peruano a alistar sus fuerzas terrestres y navales. En lo que a la campaña naval respecta, el primer encuentro de este conflicto se produjo en agosto de 1828, cuando a la corbeta “Libertad”, al mando del capitán de corbeta Carlos García del Postigo, se hallaba en aguas internacionales frente al Golfo de Guayaquil, con la finalidad de controlar e interceptar las naves que entrasen o saliesen de ese puerto. El 31 de agosto de 1828, las naves colombianas “Pichincha” y “Guayaquileña” atacaron a la corbeta peruana frente a Punta Malpelo, siendo rechazadas y obligadas a retirarse con grandes pérdidas a bordo.

    Luego, las fuerzas peruanas establecieron el bloqueo en Guayaquil y sobre la costa grancolombiana desde Tumbes hasta Panamá. La escuadra peruana, al mando del vicealmirante Jorge Martín Guise, se dirigió a Guayaquil y realizó diversas incursiones antes de atacar las defensas de esa ciudad ribereña, los días 22 al 24 de noviembre de 1828. En dicha acción se logró batir las defensas a flote y silenciar buena parte de la artillería enemiga, pero la noche del 23 al 24, la fragata “Presidente” encalló y los defensores aprovecharon la situación para atacar. Al amanecer, con el repunte del río, la fragata volvió a ponerse a flote, pero el último tiro enemigo dio de lleno en el vicealmirante Guise, que falleció poco después. El mando de la escuadra fue asumido por el teniente primero José Boterín, quien continuó el asedio sobre la plaza enemiga, la que finalmente se rindió el 19 de enero de 1829. Luego de esta acción la corbeta “Arequipeña” y el bergantín “Congreso” incursionaron sobre Panamá, logrando rescatar una de las naves mercantes capturadas por los colombianos. Guayaquil permanecería ocupado por fuerzas peruanas hasta el 21 de julio de 1829. Este conflicto concluiría tras la firma del Armisticio de Piura suscrito el 10 de julio del mismo año; pero aún quedaría pendiente la situación fronteriza.

    La guerra entre la Confederación Peruano-Boliviana y el ejército restaurador Perú-Chile (1836-1839)

    Durante la época virreinal, el territorio que constituía la Real Audiencia de Charcas o el Alto Perú, dependiente en un primer momento del Virreinato del Perú, desde 1776 pasó a formar parte del Virreinato de Buenos Aires. Este territorio fue independizado en 1826, naciendo la República de Bolivia. Años más tarde, surgiría un proyecto político ambicioso cuyo propulsor principal fue el mariscal boliviano Andrés de Santa Cruz, que propugnaba la creación de un estado confederado sobre la base de los territorios del Perú y Bolivia, históricamente unidos por diversos lazos, especialmente étnicos, culturales y económicos. Esta integración buscaba entre otras cosas restaurar los antiguos circuitos mercantiles establecidos en ambos territorios desde tiempos ancestrales, así como promover una política de libre comercio con el extranjero. Luego de un intenso periodo de crisis política, la Confederación quedó establecida en 1836, conformada por tres estados confederados: el Estado Nor Peruano, el Estado Sur Peruano y Bolivia.

    La conformación de esta nueva nación, tuvo importante acogida en los departamentos del sur peruano al poder beneficiarse del libre comercio, pero en cambio no fue bien recibida por la élite limeña y del norte peruano, que tradicionalmente habían mantenido un intercambio comercial cerrado con Chile.

    Las acciones navales por parte de la Armada de Chile no se hicieron esperar: el 21 de agosto de 1836 arribó al Callao el bergantín de guerra chileno “Aquiles”, en lo que se suponía una visita de buena voluntad. Sin embargo, aprovechando el estado de desarme en que se encontraban los buques de guerra peruanos en el fondeadero, por las luchas internas de los años precedentes, esa misma noche llevó a cabo un sorpresivo ataque que le permitió capturar a la barca “Santa Cruz”, el bergantín “Arequipeño” y la corbeta “Peruviana”.

    Por su parte, el gobierno chileno y los peruanos opositores de la Confederación prepararon una expedición que al mando del almirante Manuel Blanco Encalada desembarcó en el sur del Perú y avanzó sobre Arequipa. Tras permanecer en esa ciudad durante más tiempo la fuerza expedicionaria de Blanco Encalada fue obligada a rendirse, por el mariscal Santa Cruz, firmando el Tratado de Paucarpata, el 17 de noviembre de 1837 y reembarcándose con destino a su país. El tratado fue posteriormente repudiado por el gobierno chileno, que envió un escuadrón compuesto por cinco buques de guerra al mando del marino británico Robert Simpson para hostigar la costa peruana. A estas naves le salió al encuentro en las afueras del puerto peruano de Islay un escuadrón peruano formado por la corbeta “Socabaya” y los bergantines “Junín” y “Fundador” a órdenes del capitán de fragata Juan José Panizo. Simpson intentó destruir esa fuerza naval el 12 de enero de 1838, pero Panizo logró maniobrar inteligentemente durante varias horas logrando poner a salvo a sus naves ante un enemigo superior en número y fuerza. Aquella acción, es conocida como el Combate naval de Islay.el 17 de Agosto de 1838, es capturada en el Callao, la Corbeta Socabaya por el Comandante chileno Carlos García del Postigo Bulnes.

    Sin embargo a lo largo del año, Chile logró obtener el control del mar, y en septiembre estuvo en condiciones de despachar una nueva y poderosa expedición restauradora con 5.400 soldados al mando del general Manuel Bulnes Prieto. Las fuerzas de Bulnes, reforzadas por los peruanos opositores a Santa Cruz, entre los cuales estaban Agustín Gamarra y Ramón Castilla, lograron derrotar a Orbegoso, en agosto; y luego a Santa Cruz en la decisiva batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839. Ocho días antes, el 12 de enero de 1839, el escuadrón naval chileno al mando de Simpson y algunos buques que habían transportado a la expedición restauradora fueron atacados en el puerto de Casma por la escuadra confederada formada por la corbeta
    “Esmond”, la barca “Mexicana”, el bergantín “Arequipeño” y la goleta “Perú”, bajo las órdenes del marino francés Juan Blanchet. La acción duró varias horas, falleciendo Blanchet y perdiéndose el “Arequipeño”, pero causando considerables pérdidas a las naves chilenas. En lo que respecta a la Confederación, luego de la retirada y dimisión de Santa Cruz tras la derrota de los confederados frente a las tropas restauradoras en la batalla de Yungay, su existencia concluyó con su disolución, dando paso a un gobierno restaurador al mando de Agustín Gamarra.

    La guerra con Bolivia 1841 En 1839, el Perú sólo tiene un navío de guerra, el pailebot Vigilante, de 79 toneladas de desplazamiento, con un cañón por todo armamento. Poco después, se adquieren nuevos buques y cuando el Perú comienza a mejorar su situación, estalla de nuevo la guerra en el sur. Invadida Bolivia, el mariscal Agustín Gamarra muere en la sangrienta batalla de Ingavi, librada a fines de 1841 en territorio boliviano. En junio se celebra la paz con Bolivia por el Tratado de Puno, pero se enciende la guerra civil. El general Francisco Vidal, segundo vicepresidente del Consejo de Estado, ejerce el poder desde la muerte del mariscal Gamarra en Ingavi. En el mar la barca Limeña y la corbeta Yungay se baten a la vista de Paita.

    En noviembre el general Vidal, que ejerce el mando supremo como jefe del Poder Ejecutivo, después de derrotar a Juan Crisóstomo Torrico, el 17 de octubre, en la batalla de Agua Santa, cerca de Pisco.

    La introducción de la propulsión a vapor y el surgimiento del Perú como potencia naval en Sudamérica. [editar]La explotación en gran escala de los depósitos de guano de la costa peruana facilitó la estabilización de los gobiernos peruanos desde fines de los años cuarenta hasta principio de los años setenta del siglo XIX. Entre los que más atención brindó a la Marina en ese período figuran el Mariscal Ramón Castilla y Marquezado y el General José Rufino Echenique, quienes propiciaron convertir al Perú en una potencia naval a través de un agresivo programa de adquisiciones.

    Entre dichas naves merecen destacarse la fragata “Mercedes”, que fue la primera nave de guerra que adquirió Castilla, y luego el “BAP Rímac”, primer buque de guerra a vapor en aguas sudamericanas, construido en Estados Unidos de América y que arribó al Callao el 27 de julio de 1848. Las fragatas “BAP Apurímac” y “BAP Amazonas”, fueron encargadas a Inglaterra en la década siguiente. También se adquirieron otras naves de guerra y transportes, al punto que la escuadra peruana llegó a ser la más importante en Sudamérica en esos años.

    Sin embargo, un hecho lamentable, vistió de luto a la armada, cuando la fragata “Mercedes” naufragó frente a Casma el 2 de mayo de 1854. Aquel terrible accidente, que costó la vida de más de 800 personas, dejó una magnífica lección de valor más allá del cumplimiento del deber, cuando el comandante, capitán de navío AP Juan Noël prefirió hundirse con su nave antes de abandonarla en tan difícil trance y con gran cantidad de gente que aún permanecía a bordo.

    El hallazgo de oro en la costa californiana de los Estados Unidos, provocó una masiva migración de aventureros en busca de tan valioso metal, los que llegaban en cantidad por vía marítima. Muchos de estos buques no sólo desembarcaban a sus pasajeros, sino que también perdían a buena parte o incluso a toda su tripulación atraída por la denominada "fiebre de oro". En 1848, algunos buques peruanos se encontraban abandonados en San Francisco, por lo que sus propietarios solicitaron al gobierno que se enviase una nave de guerra con el fin de proteger sus intereses. Fue así que el bergantín “General Gamarra”, al mando del capitán de fragata José María Silva Rodríguez, fue enviado a San Francisco, donde permaneció casi diez meses. Durante su estada en ese puerto se produjo un gran desorden en tierra que las autoridades locales no pudieron sofocar, debiendo solicitar ayuda a los buques de guerra extranjeros surtos en la bahía. Por ese motivo, un destacamento armado desembarcó del “General Gamarra” y ayudó a poner orden en la ciudad. De este modo el Perú tomó parte en la primera y única intervención armada de una fuerza naval foránea en territorio de los Estados Unidos de América.

    Intervención naval peruana armada en el puerto de San Francisco de 1848 La única intervención armada hecha por una potencia extranjera en territrio continental estadounidese, la protagonizó Perú en 1848.
    El tráfico de naves mercantes entre el Perú y Estados Unidos de América, siempre fue fluido desde la independencia del Perú; muchas de las naves peruanas, hacían la carrera marítima entre los puertos de Pisco y el Callao y el puerto estadounidense de San Francisco en el actual estado de California, llevando entre otros productos el pisco del Perú, desde la década de los años 1830. En la década de los años 1840, se desató en el oeste californiano, la fiebre del oro, que atrajo a toda suerte de aventureros, desempleados, sub empleados e incluso a las tripulaciones de los buques que hacían el tráfico comercial con Estados Unidos desde todas partes del mundo, entre ellas, las del Perú.

    En 1848, en el puerto de San Francisco, se encontraban varias naves mercantes peruanas, sin tripulaciones que habían abandonado sus buques atraídos por la fiebre del oro; el Gobierno del Perú, decidió entonces, enviar una nave de la marina nacional al puerto estadounidense para cautelar los intereses navales peruanos. La tarea se le encargó al BAP "Agustín Gamarra'" al mando del capitán de fragata AP José María Silva Rodríguez. En dicho puerto el bergantín permaneció diez meses.

    En ese lapso de tiempo, se produjo la única intervención armada de fuerza naval foránea en territorio estadounidense en la historia de esa nación. Resulta que en tierra, se había generado un gran desorden que las autoridades californianas no pudieron contener; entonces decidieron pedir ayuda a la nave de guerra peruana que se encontraba en el puerto. Su comandante, Silva Rodríguez, ante tal solicitud, decidió desembarcar con parte de la marinería armada, para ponerse a órdenes de las autoridades locales. Las autoridades estadounidenses conjuntamente con la fuerza naval peruana del buque de guerra en el puerto, lograron finalmente restablecer el orden público en la ciudad de San Francisco.

Page 2 of 19 FirstFirst 123412 ... LastLast

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •