Page 1 of 2 12 LastLast
Results 1 to 8 of 9

Thread: Guerra contra la triple alianza

  1. #1
    Join Date
    Jul 2010
    Location
    Asunción
    Posts
    137
    Rep Power
    10

    Default Guerra contra la triple alianza

    Espero ir poniendo información de la Guerra contra la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Uruguay) contra Paraguay.
    Lo que a continuación se consigna es el infame tratado entre los aliados:


    Tratado Secreto de la Triple Alianza

    Art. 1. La República Oriental del Uruguay, Su Majestad el Emperador del Brasil, y la República Argentina contraen alianza ofensiva y defensiva en la guerra provocada por el gobierno del Paraguay.

    Art. 2. Los aliados concurrirán con todos los medios de que puedan disponer, por tierra o por los ríos, según fuese necesario.

    Art. 3. Debiendo las hostilidades comenzar en el territorio de la Rca. Argentina o en la parte colindante del territorio paraguayo, el mando en jefe y la dirección de los ejércitos aliados quedan a cargo del Pdte. de la Rca. Argentina y general en jefe de su ejército, brigadier don Bartolomé Mitre. Las fuerzas navales de los aliados estarán a las inmediatas órdenes del Vice Almirante Visconde de Tamandaré, comandante en jefe de la escuadra de S.M. el Emperador del Brasil. Las fuerzas terrestres de S.M. el Emperador del Brasil formarán un ejército a las órdenes de su general en jefe, el brigadier don Manuel Luís Osorio. A pesar de que las altas partes contratantes están conformes en no cambiar el teatro de las operaciones de guerra, con todo, a fin de conservar los derechos soberanos de las tres naciones, ellas convienen desde ahora en observar el principio de la reciprocidad respecto al mando en jefe, para el caso de que esas operaciones tuviesen que pasar al territorio oriental o brasileño.

    Art. 4. El orden interior y la economía de las tropas quedan a cargo exclusivamente de sus jefes respectivos. El sueldo, provisiones, municiones de guerra, armas, vestuarios, equipo y medios de transporte de las tropas aliadas serán por cuenta de los respectivos Estados.

    Art. 5. Las altas partes contratantes se facilitarán mutuamente los auxilios que tengan y los que necesiten, en la forma que se acuerde.

    Art. 6. Los aliados se obligan solemnemente a no deponer las armas sino de común acuerdo, y mientras no hayan derrocado al actual gobierno del Paraguay, así como a no tratar separadamente, ni firmar ningún tratado de paz, tregua, armisticio, cualquiera que ponga fin o suspenda la guerra, sino por perfecta conformidad de todos.

    Art. 7. No siendo la guerra contra el pueblo paraguayo sino contra su gobierno, los aliados podrán admitir en una legión paraguaya a todos los ciudadanos de esa nación que quisieran concurrir al derrocamiento de dicho gobierno , y les proporcionarán los elementos que necesiten, en la forma y condiciones que se convenga.

    Art. 8. Los Aliados se obligan a respetar la independencia, soberanía e integridad territorial de la Rca. del Paraguay. En consecuencia el pueblo paraguayo podrá elegir el gobierno y las instituciones que le convengan , no incorporándose ni pidiendo el protectorado de ninguno de los aliados, como resultado de la guerra.

    Art. 9. La independencia, soberanía e integridad territorial de la República, serán garantizadas colectivamente, de conformidad con el articulo precedente, por las altas partes contratantes, por el término de cinco años.

    Art. 10. Queda convenido entre las altas partes contratantes que las exenciones, privilegios o concesiones que obtengan del gobierno del Paraguay serán comunes a todas ellas, gratuitamente si fuesen gratuitas, y con la misma compensación si fuesen condicionales.

    Art. 11. Derrocado que sea el gobierno del Paraguay, los aliados procederán a hacer los arreglos necesarios con las autoridades constituidas, para asegurar la libre navegación de los ríos Paraná y Paraguay, de manera que los reglamentos o leyes de aquella República no obsten, impidan o graven el tránsito y navegación directa de los buques mercantes o de guerra de los Estados Aliados, que se dirijan a sus respectivos territorios o dominios que no pertenezcan al Paraguay, y tomarán las garantías convenientes para la efectividad de dichos arreglos, bajo la base de que esos reglamentos de política fluvial, bien sean para los dichos dos ríos o también para el Uruguay, se dictarán de común acuerdo entre los aliados y cualesquiera otros estados ribereños que, dentro del término que se convenga por los aliados, acepten la invitación que se les haga.

    Art. 12. Los aliados se reservan concertar las medidas más convenientes a fin de garantizar la paz con la Rca. del Paraguay después del derrocamiento del actual gobierno.

    Art. 13. Los aliados nombrarán oportunamente los plenipotenciarios que han de celebrar los arreglos, convenciones o tratados a que hubiese lugar, con el gobierno que se establezca en el Paraguay.

    Art. 14. Los aliados exigirán de aquel gobierno el pago de los gastos de la guerra que se han visto obligados a aceptar, así como la reparación e indemnización de los daños y perjuicios causados a sus propiedades públicas y particulares y a las personas de sus ciudadanos, sin expresa declaración de guerra, y por los daños y perjuicios causados subsiguientemente en violación de los principios que gobiernan las leyes de la guerra. La Rca.Oriental del Uruguay exigirá también una indemnización proporcionada a los daños y perjuicios que le ha causado el gobierno del Paraguay por la guerra a que la ha forzado a entrar, en defensa de su seguridad amenazada por aquel gobierno.

    Art. 15. En una convención especial se determinará el modo y forma para la liquidación y pago de la deuda procedente de las causas antedichas.

    Art. 16. A fin de evitar discusiones y guerras que las cuestiones de límites envuelven, queda establecido que los aliados exigirán del gobierno del Paraguay que celebre tratados definitivos de límites con los respectivos gobiernos bajo las siguientes bases: La República Argentina quedará dividida de la República del Paraguay, por los ríos Paraná y Paraguay, hasta encontrar los límites del Imperio del Brasil, siendo éstos, en la ribera derecha del Río Paraguay, la Bahía Negra. El Imperio del Brasil quedará dividido de la República del Paraguay, en la parte del Paraná, por el primer río después del Salto de las Siete Caídas que, según el reciente mapa de Mouchez, es el Igurey, y desde la boca del Igurey y su curso superior hasta llegar a su nacimiento. En la parte de la ribera izquierda del Paraguay, por el Río Apa, desde su embocadura hasta su nacimiento. En el interior, desde la cumbre de la sierra de Mbaracayú, las vertientes del Este perteneciendo al Brasil y las del Oeste al Paraguay, y tirando líneas, tan rectas como se pueda, de dicha sierra al nacimiento del Apa y del Igurey.

    Art. 17. Los aliados se garanten recíprocamente el fiel cumplimiento de los acuerdos, arreglos y tratados que hayan de celebrarse con el gobierno que se establecerá en el Paraguay, en virtud de lo convenido en este tratado de alianza, el que permanecerá siempre en plena fuerza y vigor, al efecto de que estas estipulaciones serán respetadas por la Rca. del Paraguay. A fin de obtener este resultado, ellas convienen en que, en caso de que una de las altas partes contratantes no pudiese obtener del gobierno del Paraguay el cumplimiento de lo acordado, o de que este gobierno intentase anular las estipulaciones ajustadas con los aliados, las otras emplearán activamente sus esfuerzos para que sean respetadas. Si esos esfuerzos fuesen inútiles, los aliados concurrirán con todos sus medios, a fin de hacer efectiva la ejecución de lo estipulado.

    Art. 18. Este tratado quedará secreto hasta que el objeto principal de la alianza se haya obtenido.

    Art. 19. Las estipulaciones de este tratado que no requieran autorización legislativa para su ratificación, empezarán a tener efecto tan pronto como sean aprobadas por los gobiernos respectivos, y las otras desde el cambio de las ratificaciones, que tendrá lugar dentro del término de cuarenta días desde la fecha de dicho tratado, o antes si fuese posible.

    En testimonio de lo cual los abajo firmados, plenipotenciarios de S.E. el Presidente de la República Argentina, de S.M. el Emperador del Brasil y de S.E. el Gobernador Provisorio de la República Oriental, en virtud de nuestros plenos poderes, firmamos este tratado y le hacemos poner nuestros sellos en la Ciudad de Buenos Aires, el 1º de Mayo del año de Nuestro Señor de 1865. C. DE CASTRO
    J. OCTAVIANO DE ALMEIDA ROSA
    RUFINO DE ELIZALDE.

    PROTOCOLO

    SS. ЕЕ. los Plenipotenciarios de la República Argentina, de la República Oriental del Uruguay, y de S. M. el Emperador del Brasil, hallándose reunidos en el Despacho de Negocios Estrangeros, han acordado:

    1°) Que en cumplimiento del Tratado de Alianza de esta fecha, las fortificaciones de Humaitá serán demolidas, y no será permitido erigir otras de igual naturaleza, que puedan impedir la fiel ejecucion de dicho Tratado;

    2°) Que siendo una de las medidas necesarias para garantir la paz con el gobierno que se establecerá en el Paraguay, el no dejar alli armas ó elementos de guerra, los que se encuentran serán divididos por partes iguales entre los aliados;

    3°) Que los trofeos y botin que se tomen al enemigo serán divididos entre los aliados que hagan la captura;

    4°) Que los jefes de los ejércitos aliados concertarán las medidas para llevar á efecto lo aqui acordado.

    Y firmaron este Protocolo en Buenos Aires el 1° de Mayo de 1865.

    CARLOS DE CASTRO,
    F. OCTAVIANO DE ALMEIDA ROSA,
    RUFINO DE ELIZALDE.

  2. #2
    Join Date
    May 2008
    Location
    Lima, Peru
    Posts
    1,246
    Rep Power
    13

    Cool Que pen....

    Estimado que cosa mas deleznable dicho tratado contra vuestro pais del cual dia a dia que aprendo su historia admiro mas, desde aqui un saludo y mi admiracion a vuestro pueblo, que tienen muchas similaridades con mi pais, lucharon sin temor y sus enemigos no tuvieron nobleza ni humanidad para con uds...


    sl2

    Montecristo
    "Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho"
    Coronel Francisco Bolognesi.

  3. #3
    Join Date
    Feb 2010
    Location
    Santiago de Chile
    Posts
    1,076
    Rep Power
    12

    Default

    la guerra de la triple alianza dista mucho de parecerse a ninguna que haya tenido Peru

  4. #4
    Join Date
    May 2008
    Location
    Lima, Peru
    Posts
    1,246
    Rep Power
    13

    Cool Similaridades

    Escribi sobre similaridades no sobre una guerra igual, es simple comprension de lectura, no hay punto de comparacion entre dichos conflictos pero si quizas ante la barbara e insana conducta de los que ocuparon dichos territorios.

    Simple semantica sera q asi escribem su historia algunas republiquetas...


    sl2
    "Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho"
    Coronel Francisco Bolognesi.

  5. #5
    Join Date
    Feb 2010
    Location
    Santiago de Chile
    Posts
    1,076
    Rep Power
    12

    Default

    Quote Originally Posted by Montecristo View Post
    Escribi sobre similaridades no sobre una guerra igual, es simple comprension de lectura, no hay punto de comparacion entre dichos conflictos pero si quizas ante la barbara e insana conducta de los que ocuparon dichos territorios.

    Simple semantica sera q asi escribem su historia algunas republiquetas...


    sl2
    me auto cito para responder

    la guerra de la triple alianza dista mucho de parecerse a ninguna que haya tenido Perú
    es simple comprensión lectora y vuelvo a repetir que dista a mucho de parecerse a ninguna guerra que tuvo el Perú, Paraguay casi quedo sin población, fue casi un genocidio

    y en esa época así era la guerra, aun lo es aunque les duela reconocerlo hay muchos ejemplos iguales tanto para la triple alianza como para las guerras que tuvo el Perú

    y tienes razón así escriben su historia algunas republiquetas.. y hay repúblicas que son analfabetas funcionales y vienen a hablar de comprensión lectora

  6. #6
    Join Date
    Jul 2010
    Location
    Asunción
    Posts
    137
    Rep Power
    10

    Default

    Gracias, por los conceptos; cierto nuestros pueblos tienen mucho en común; es más no hay que olvidar que durante la injusta agresión boliviana de la guerra del Chaco, Perú incauto armas destinadas a Bolivia; además de aviones que iban para su Fuerza Aerea.
    Aqui les menciono otras causas.

    Causas que provocaron la Guerra contra la Triple Alianza.


    Influencia Inglesa en la Triple Alianza.

    Brasil
    En los años previos a la guerra, el imperio británico era el verdadero árbitro de la vida económica del país. Acapara el comercio exterior, la minería, las finanzas y los servicios públicos, en especial los Ferrocarriles, en el año 1850 compraba el 33 % de las exportaciones y proveía el 55 % de las importaciones.


    El Banco Rothschild manejaba la totalidad de los empréstitos externos. Hasta 1861 la balanza comercial era endémicamente negativa y para enjugar esos déficit, comienzan a contratarse empréstitos leoninos en la City (centro financiero de Londres).



    Cuando la balanza se torna positiva, las obligaciones de dichos empréstitos consumen el 63% del saldo favorable entre 1861 y 1870. Casi el 65% de aquellos empréstitos, se cursan en las vísperas de la Guerra Contra la Triple Alianza. Cinco años después de la guerra, Inglaterra ya habla invertido en el Brasil más de 31 millones de libras esterlinas.

    Argentina
    Bartolomé Mitre en un discurso pronunciado el 7 de marzo de 1871 decía: "La Fuerza que Impulsa el progreso de la Argentina, es señores, el capital inglés". En los años previos a la guerra, la Argentina se debatía en una grave crisis financiera, por lo que la élite porteña y provinciana jugó a la guerra contra el Paraguay para salir del marasmo.


    La deuda externa de la Argentina en 1869, era de 27 millones de libras esterlinas y el 60% estaba en manos de tenedores británicos, singularmente a través de la banca Barig.

    Paraguay
    La deuda externa del Paraguay de los López era cero. Aunque el país no hubiera albergado inversión foránea, tampoco había contraído deuda externa, ni para la adquisición de armamentos o maquinaria, ni para la confrontación de técnicos. Todas las operaciones comerciales se hacían al contado.
    El Dr. José G. Rodríguez de Francia comenzó la organización de un estado soberano, prohibiendo cualquier forma de infiltración extranjera para sustraer su riqueza y da un ejemplo práctico de participación comunitaria en la economía del país. Se establece en el Paraguay el "Socialismo de Estado", sistema socioeconómico totalmente contrario al Liberalismo, al "libre comercio", impulsados por el imperialismo Inglés.


    Fruto de ese Socialismo de Estado, el Paraguay empieza a tener una superproducción; los depósitos en los campos y en Asunción están llenos. Si hay excedente de producción para el pueblo, corresponde al Estado exportar ese excedente para transformado en niquelas (niquel dinero) que vengan a impulsar el progreso interno, modernizando los propios medios de producción.


    Ese contraste finalmente, va a provocar la guerra impulsada por sus vecinos, instigados por el capital inglés, manipulando políticos brasileños y argentinos, cuando la gran potencia imperialista, comienza a sufrir sus propias contradicciones internas y perder sus fuentes de materia prima en el exterior, al mismo tiempo que ella, necesita exportar sus excedentes industriales.


    La no solución de ese problema, por parte del Dr Francia y posteriormente por los López (Carlos Antonio y Francisco Solano), Determinarían la Guerra.

    El Dr. Francia decía: "Sin independencia económica, no puede existir Independencia política".
    Esas razones económicas, determinaron a largo plazo, los motivos de la guerra, que fueron disfrazados por "razones políticas'; para la destrucción del Paraguay por parte de los títeres de Inglaterra.

    El imperialismo inglés se estableció en el dominio de pueblos enteros por la fuerza, sometiéndolos y explotándolos en forma humillante, como en la China y la India. Aparte, la corona se nutrió de la piratería, piratas como Sir Francis Drake, saqueaban y robaban por todo el mundo.


    Inglaterra tiene por tanto toda una herencia colonialista a preservar, para mantener la explotación económica que realiza sobre gran parte del mundo.


    Para que esa explotación sea eficiente, es preciso establecer un equilibrio en el sistema de expoliación que garantice algunos pedazos del banquete internacional a las sub-potencias. Cualquier cambio en ese sistema influiría peligrosamente en el "status quo" establecido por la corona.


    Por tanto, toda una estructura económica mundial conspira para que Inglaterra no permita ningún cambio en el sistema liberal, aún cuando ese cambio se dé lejanamente, en un país qué apenas figuraba en el mapa, como era el Paraguay.



    Porque esa autónoma Republica, con una economía propia y no sometida a la explotación del imperialismo inglés, puede modificar el status quo en el Río de la Plata, posibilitando la atracción de otros; intereses de otras potencias.


    La gran maquinaria del capitalismo internacional, no puede tener una pequeña pieza desarticulando el engranaje. Es fácil percibir que el Paraguay será victima de ese sistema liberal. Los ingleses, desde su punto de vista imperialista, dominador, violento y desprovisto de toda ética y moral, guiados apenas por el cálculo económico, están en la verdad: es preciso destruir y sustituir el pequeño engranaje que no se ajusta a la máquina.

    Al mismo tiempo se define una estrategia económica de resultados excelentes para Inglaterra: Brasil, Argentina y Uruguay se unen para destruir al Paraguay, necesitando capital para sustentar la guerra, dicho capital lo aporta la corona británica, estableciéndose la total dependencia de los aliados al Imperialismo Inglés. Las deudas provocadas por la guerra, hacen que los aliados sean victimas de un déficit económico desproporcionado, que va a sangrar para siempre el organismo político, social y económico de los aliados.


    Sólo hubo un ganador: Inglaterra En todas las guerras, los únicos que ganan son los financistas y los vendedores de armas. De esta forma se destruye al Paraguay, que se oponía al status quo de la dominación económica, y a la vez, se subyuga totalmente a los aliados que lo destruyeron.

    Razones Aparentes y Reales de la Guerra.
    Las guerras se incuban en largos años, lenta y seguramente, y cuando la cuestión se convierte en estado mental y moral, se produce el este nido. Toda guerra en sus orígenes tiene causas reales y aparentes. Las causas reales son las que se hallan en la profundidad de la historia, y las aparentes son las que dan ocasión a que la mismas se produzcan. Las causas aparentes nunca llevaron tanto combustible como para encender el fuego de la guerra.


    Las causas reales, las que se mantenían en la penumbra de las comunicaciones extra oficiales, las que se valían de los mensajes ocultos, pequeños sabotajes, omisiones y convenientes casualidades. Muchas de ellas se escamotearon a la visión pública debido al extraño aunque comprensible pudor político de quienes la concibieran, planearen o ejecutaran. Fue la razón por la que el Tratado de la Triple Alianza, fue en secreto.

    Razones Reales que tuvo Argentina para la Guerra

    1) La reestructuración del Virreinato del Río de la Plata.
    La idea había estado presente en la mentalidad de los distintos gobernantes de Buenos Aires, desde los tiempos de la Independencia. Los porteños, enemigos naturales del Paraguay, venían incubando la idea, especialmente Mitre, Sarmiento, Elizalde y Rosas. El recuerdo de la derrota porteña en las batallas de Tacuarí y Cerro Corá, en 1811, seguía en la retina de los porteños. En dicha ocasión, el Gral Belgrano y su ejercito, fueron derrotados y humillados por el ejercito paraguayo al mando: del Cnel Fulgencio Yegros, en los albores de la independencia paraguaya.

    2) La gran popularidad de López en las provincias argentinas del interior.
    Sabida era la amistad y simpatía que existían entre el Mariscal y los caudillos federales del interior argentino, como Urquiza, López Jordán, Felipe Varela y otros, grandes enemigos de Mitre y los porteños. J.J. Urquiza era padrino de bautismo del Cnel. Francisco "Panchito" López, para dar una idea.


    La posible unión del Paraguay con las provincias interiores como Entre Ríos, Corrientes, Tucumán y otras, era una amenaza para los porteños de Buenos Aires, dueños del poder político y económico, amparados por el imperialismo Inglés.

    3) La anexión de los territorios de Misiones, el Chaco Austral y Boreal

    Esto se confirmo al termino de la Guerra, donde la actual provincia argentina de Misiones y el Chaco Austral, fueron anexados por parte de la Argentina. El Chaco Boreal se salvó de la anexión gracias al Pte. Rutherford Birchard Hayes* (1822-1893) (Norteamericano).

    Razones Aparentes del Brasil para Provocar la Guerra.
    1) La falta de definición de limites entre el Paraguay y el Brasil.
    Los territorios comprendidos entre los ríos Apa y Blanco y las Cataratas del Iguazú.


    2) El creciente poderío económico y militar paraguayo que representaría en el futuro mayores resistencias a las pretensiones hegemónicas del Brasil.


    3) La crisis del Uruguay con la instigación e intervención de las fuerzas brasileñas en beneficio de la revolución de Venancio Flores, para el derrocamiento del presidente Bernardo Berro, amigo del Paraguay.

    Razones Reales del Brasil para Provocar la Guerra.
    1) La política expansionista del Brasil para extender sus dominios hasta la cuenca del Plata.


    2) La necesidad de ejercer un liderazgo único en toda Sudamérica.


    3) Impedir la reestructuración del Virreinato del Plata.

  7. #7
    Join Date
    May 2008
    Location
    Lima, Peru
    Posts
    1,246
    Rep Power
    13

    Cool Lea, piense luego postee

    Quote Originally Posted by Montecristo View Post
    Estimado que cosa mas deleznable dicho tratado contra vuestro pais del cual dia a dia que aprendo su historia admiro mas, desde aqui un saludo y mi admiracion a vuestro pueblo, que tienen muchas similaridades con mi pais, lucharon sin temor y sus enemigos no tuvieron nobleza ni humanidad para con uds...


    sl2

    Montecristo
    Veamos este es mi comentario q al parecer el forista blackenedaemos no asimila, hablo de similaridades entre nuestros pueblos no de q la guerras libradas por nuestros paises hayan sido igual salvo la conducta miserable de los ocupantes; son muy diferentes dichos conflictos.

    Analfabetas saludos

    p.d al menos no saqueamos bibliotecas supongo q algo bueno habran leido de todo lo robado a la biblioteca de Lima
    "Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho"
    Coronel Francisco Bolognesi.

  8. #8
    Join Date
    Jul 2010
    Location
    Asunción
    Posts
    137
    Rep Power
    10

    Default Holocausto paraguayo en Guerra del ’70

    Holocausto paraguayo en Guerra del ’70

    Aunque siempre ha habido cierta controversia sobre el número real de muertos que sufrió el Paraguay en la Guerra de la Triple Alianza, estudios bastante recientes han confirmado plenamente la monstruosa magnitud de aquel verdadero holocausto. Probablemente el más riguroso de esos estudios fue el realizado por el historiador estadounidense Thomas L. Whigham y su colega alemana Barbara Potthast. Lo llamamos a Whigham a su oficina de la Universidad de Georgia para hablar del tema.

    Las conclusiones de Thomas Whigham, doctor de la Universidad de Stanford y profesor en la Universidad de Georgia, Estados Unidos, y Barbara Potthast, de la Universidad de Colonia, Alemania, fueron publicadas originalmente en 1999 en un artículo en la Latin American Research Review titulado “The Paraguayan Rosetta Stone: New Evidence on the Demographics of the Paraguayan War, 1864-1870”, posteriormente ampliado en un ensayo en la misma publicación, del año 2002, bajo el título “Refining the Numbers: A Response to Reber and Kleinpenning”.

    Censo de 1870

    El trabajo está basado en un censo que mandó hacer el gobierno provisional paraguayo, bajo ocupación brasileña, entre 1870 y 1871, el cual estuvo por más de un siglo oculto entre montañas de papeles a los que nadie prestaba atención en el Ministerio de Defensa Nacional.

    Según ese censo, inmediatamente después de la guerra la población paraguaya había quedado reducida a 116.351 habitantes. La cifra no es del todo exacta, según nos explica Whigham. No están incluidos algunos “partidos” o distritos y en esa época era común subestimar el número de niños.

    “Nosotros hicimos unas correcciones y establecimos un número aproximado de 150 a 160.000 habitantes, de los cuales solo aproximadamente 28.000 eran hombres adultos. La relación de mujeres por varón era en general de alrededor de 4 a 1, pero había sitios donde llegaba a 20 a 1 y más”, dice el investigador.

    El hallazgo de este censo de 1870-1 (dicho sea de paso, Whigham nos comenta que se “perdió” el original, aunque afortunadamente existen copias) fue, por supuesto, de enorme importancia para dimensionar el número de víctimas de la guerra, pero no resolvió de por sí el problema, debido a que no existe un censo confiable de los años que antecedieron a la conflagración.

    Población antes de la guerra

    Mucho se ha repetido que en 1864 la población paraguaya había alcanzado el millón de habitantes, pero Whigham dice que esta es una cifra probablemente exagerada, que proviene del libro del cronista belga Alfredo DuGraty (“La Republique de Paraguay”), quien había sido contratado por Carlos Antonio López para promocionar el país y su régimen.

    El último censo de preguerra conocido es el de 1846, que consignó 238.862 habitantes. De nuevo aquí, señala Whigham, es necesario hacer correcciones por ausencia de algunos distritos y subestimación de la población infantil. Con todo, hechas las estimaciones de rigor y aplicando una tasa de crecimiento poblacional de entre 1,7 y 2,5 por ciento anual, que eran los promedios habituales en la región en esa época, se llega a que en el Paraguay de 1864 había entre 420.000 y 450.000 personas, aproximadamente.

    Holocausto paraguayo

    Sobre la base de estas cifras, Whigham y Potthast concluyen que en el curso de tan solo un lustro desapareció entre el 60 y el 70 por ciento de la población total del país, “lo cual es un porcentaje enorme, prácticamente sin precedentes en la historia de una nación moderna”.

    Otros investigadores, como Jan Kleinpenning, sostienen que la población de posguerra era de 220.000. Whigham cuestiona las fuentes de esta información, pero señala que, aun si la cifra fuera correcta, la disminución poblacional habría sido del orden del 50 por ciento, algo igualmente extraordinario.

    “Si lo consideramos en términos proporcionales, no hay muchos casos como estos en la historia moderna. Tal vez solo las terribles guerras balcánicas que antecedieron a la Primera Guerra Mundial. Se suele mencionar como ejemplo de catastrófica mortandad la que sufrió Rusia en la Segunda Guerra Mundial, con unos 20 millones de muertos, pero eso representó no más del 12 por ciento de la población rusa de la época”, subraya el historiador norteamericano.

    Sufrimiento extremo

    Le preguntamos a Whigham si la mayoría de las personas que dejaron de habitar el Paraguay efectivamente murió como consecuencia de la guerra, o hubo una parte considerable que simplemente emigró. Dijo que, si bien algo de migración hubo, esta no fue masiva. No hay evidencias de grandes contingentes de refugiados paraguayos en la región, más allá de algunas crónicas que mencionan mujeres que deambulaban y mendigaban en la zona de Mato Grosso. Además, realmente no había muchas opciones a dónde ir. Lo que sí hubo mucho fue migración interna, de gente que huía de las comunidades ribereñas para escapar de la soldadesca de ocupación y se dirigía tierra adentro.

    De las aproximadamente 300.000 víctimas, buena parte murió en combate, como lo prueba la altísima disminución de la población masculina. El resto murió a causa de crímenes, penurias y, sobre todo, enfermedades, hambre y agotamiento.

    No hay que olvidar, nos hace notar Whigham, que el país sufrió un colapso productivo durante los largos años de la guerra, justamente por la falta de mano de obra masculina para los trabajos duros de las chacras. Las mujeres, los niños y los ancianos se podían dedicar a la agricultura hasta cierto punto, pero no había bueyes para arar la tierra y era poco lo que podían producir en esas condiciones. Pronto eso se volvió un tremendo círculo vicioso. Los alimentos cada vez escaseaban más y, debido a ello, también mermaban las energías para cultivar y se deterioraba la salud.

    Se ha estado hablando últimamente de reparación histórica al Paraguay. Es un tema a discutir. Whigham tiende a ser cauto en este punto. Pero el extremo sufrimiento del pueblo paraguayo en la Guerra de la Triple Alianza es algo que no se puede soslayar ni olvidar.

    http://www.abc.com.py/abc/nota/28486...uerra-del-’70/

Page 1 of 2 12 LastLast

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •