Emocionante ver y subir nuevamente al CLM-81; lo único es que han estado bien restrictivos en los buques, te permitían tomar todas las fotos que querías, pero una vez en el buque no podías tomar ni una sola foto.