Es interesante leer el parte oficial de la batalla de Chorrillos y de Miraflores del General Baquedano. Ahí dice que hizo el reconocimiento de las rutas de aproximación a Lima y exploró los caminos de Cieneguilla y de Manchay. Sus exploradores le dijeron que esos caminos eran intransitables y de fácil defensa. Además no había agua.

Sin embargo, Piérola creía que el ataque iba a venir de ese lado y dispuso abundantes fuerzas para la defensa de esa ruta, debilitando el verdadero frente. Peor aún, no dispuso observadores que detectaran movimientos grandes por esas direcciones de manera que verifiquen o niegue su hipótesis. Como el tipo era un cretino que solo creía lo que el pensaba, defecó el plan de batalla. Uno de los grandes errores militares peruanos en la guerra.