Es triste ver qué por una lucha filial no le importe hundir al padre de nuevo en prisión, supongo que a veces el odio nos ciega y no medimos las consecuencias de las acciones bque uno toma.