Propongo este tema para que cada uno de los interesados en debatir, expongan sus visión de como conciben el futuro de la FAP respecto de sus medios de combate.

En la actualidad disponemos de una flota con un horizonte de vida muy corta, el sistema Mig está en crisis permanente y su futuro inmediato es totalmente impredecible, la Flota Mirage tiene -al parecer- mejores índices de operatividad, pero su estandar tecnológico no corresponde a las necesidades y desafíos regionales, simplemente está atrasado y desarmado. La Flota Cessna está hace rato en medio de una existencia especulativa por ser un modelo que a nivel mundial va de salida y ya no es el medio idóneo para hacer el transito de un piloto a una aeronave de altas prestaciones. la flota Sujoi se beneficia de un diseño con altos niveles de tolerancia y austeridad, se va recuperando, pero es obvio que ya va para su ultimo aliento de vida operativa.

Como notarán, toda la flota de combate de la FAP está en el portal entre estirarle el chicle y botar, probablemente un poco de estos medios tengan un último momento extra de vida mientras se va transicionando a otro/s modelo/s.

Entonces, el propósito de esté thread está centrado en el "futuro": Medios idóneos, Dimensión, Roles, métodos para incrementar el poder de combate (polivalencia?, medios multiplicadores de fuerza?, ).

Veamos como se desarrolla el tema, suerte!.

Por mi parte, tengo la idea de que los medios de combate deberían ser lo mas multirol posible, es indudable que vamos a un futuro con una flota mas sincera en números, mas manejable, por lo tanto, no encuentro que la especialización sea una salida viable. tampoco concibo una FAP con enormes recursos y por ello, disponer de un LIFT que tenga un propósito muy limitado en operaciones militares de combate me resulta altamente ineficaz. Tengo la idea de que la FAP podría tener un medio de altas prestaciones, multirol, punta de lanza de la proyeccion de fuerza y principal medio de defensa. y luego otro medio que cumpla el rol de LIFT con plena capacidad de combate, esto tendría una serie de ventajas, primero que se podría sumar con solvencia a la defensa, segundo que liberaría al medio principal de una serie de funciones que podríamos llamar "secundarias", tercero, proveería un constante flujo de personal (bien) preparado, tanto operativo como en reserva (pues todos los cazadores pasarían por este modelo); cuarto; al ser un modelo "de instrucción" aseguraría un margen de operatividad adicional, lo cuál nos beneficia en momentos de crisis económica (tema que en latinoamerica se debe considerar SIEMPRE).

Saludos cordiales