Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Más allá de la nave Apollo: la tecnología lunar da un paso gigante

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Más allá de la nave Apollo: la tecnología lunar da un paso gigante

    La tecnología de la década de 1960 funcionó para el programa Apollo, pero los exploradores lunares de última generación necesitarán actualizarse. El Programa de Desarrollo de Tecnología de Exploración, de la NASA, está trabajando en nuevas y mejoradas herramientas para que la NASA regrese a la Luna.

    Abril 8, 2009: La computadora de vuelo ubicada a bordo del Módulo de Excursión Lunar, que se posó en la Luna durante el programa Apollo, tenía una enorme memoria RAM de 4 kilobytes y un "disco duro" de 74 KB. En algunos lugares, la parte externa del armazón de la nave era tan delgada como dos hojas de papel de aluminio.

    Funcionó bastante bien para Apollo. En ese entonces, los astronautas permanecían en la superficie lunar durante sólo unos pocos días a la vez. Pero cuando la NASA comience a enviar personas a la Luna, aproximadamente en el año 2020, el plan será mucho más ambicioso (y el hardware va a necesitar una importante actualización).


    El astronauta de la nave Apollo 12, Alan Bean, en la Luna en 1969

    En vez de permanecer durante días, los astronautas vivirán en la Luna durante meses y se extenderán los límites de la exploración más allá de los conocidos hasta ahora. Por lo tanto, la NASA se encuentra desarrollando una nueva generación de hardware con el fin de satisfacer las necesidades de esta nueva misión: robots inteligentes, vehículos de exploración lunar del tamaño de un camión, con cabinas presurizadas, hábitats inflables, y más.

    "Si queremos permanecer en la Luna durante más tiempo, entonces tenemos que desarrollar el equipo necesario para sobrevivir en ese entorno", dice Frank Peri, director del Programa de Desarrollo de Tecnología de Exploración de la NASA (Exploration Technology Development Program o ETDP, por su sigla en idioma inglés).

    Durante la era de Apollo, los compañeros robots existían sólo en el ámbito de la ciencia ficción. Si los astronautas necesitaban mover equipos pesados, tenían que levantarlos ellos mismos, si querían investigar un cráter, no podían enviar un robot para que le eche un primer vistazo. Los robots semi-autónomos que están siendo desarrollados por el ETDP reducirán los riesgos, ya que ayudarán a los astronautas con dichas tareas.

    Un robot de seis patas, muy parecido a una araña, llamado ATHLETE (sigla en idioma inglés de All-Terrain Hex-Limbed Extra-Terrestrial Explorer o Explorador Extraterrestre, de Seis Patas, Todo Terreno, o ATLETA, en idioma español) se encargará de levantar el peso pesado. "Se trata básicamente de un gran de camión con plataforma, que les permitirá colocar cosas sobre él y trasladarlas", dice Peri.

    Es un prototipo construido por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory, en idioma inglés), de la NASA, que tiene ruedas en el extremo de cada pierna. De ese modo, puede rodar por debajo del módulo de aterrizaje, por ejemplo, levantarlo y trasladarlo a otro lugar (pasando por encima de rocas grandes que podrían encontrarse en el camino). Los astronautas también podrían sustituir la rueda en una o más patas con taladros u otras herramientas con el fin de que ATHLETE pueda ayudarlos con otras tareas de mantenimiento o de exploración.



    ATHLETE, junto con los robots más pequeños que están siendo desarrollados por el ETDP para llevar a cabo tareas de exploración, tendrán la unidad de procesamiento central (CPU, en idioma inglés) con la potencia que necesitarán para responder a señales vocales y gestuales de los astronautas, así como también podrán ser manejados por control remoto. Cuatro kilobytes de memoria RAM no serán suficientes para estas inteligentes máquinas.

    Cuando los astronautas salgan a recorrer la superficie lunar, tendrán un viaje mucho más placentero que en el antiguo coche lunar de la misión Apollo. "Si has visto los videos de los astronautas de la nave Apollo conduciendo el vehículo de exploración lunar allí, en la Luna, te has dado cuenta de que el viaje era muy difícil", dice Peri. Si el viejo coche se parecía a un vehículo para trasladarse en la arena, el nuevo medio de transporte que está siendo desarrollado por el ETDP se parecerá más a una casa rodante. Contará con una cabina cerrada con espacio para dormir, para que los astronautas puedan descansar durante largas excursiones. Además, tendrá ventanas con forma de burbuja que permitirán a los exploradores observar la superficie lunar de cerca sin abandonar la seguridad del vehículo.

    Algunas veces, sin embargo, nada puede sustituir el hecho de salir y explorar por cuenta propia. Trajes espaciales adheridos a la parte exterior del vehículo de exploración harán que sea más fácil para los astronautas deslizarse directamente dentro de los trajes desde la comodidad de la cabina (sin la necesidad de contar con una esclusa de aire). Y esos trajes espaciales podrán soportar mucho más la exposición al polvo abrasivo de la Luna que los trajes de la nave Apollo. "Los trajes de Apollo eran prácticamente ****** al final de esos tres días", dice Peri. "Estos nuevos trajes tendrán que durar en ese ambiente abrasivo meses o años."


    Un modelo de un prototipo de vehículo de exploración lunar. Los trajes espaciales integrados al exterior del vehículo eliminan la necesidad de contar con las esclusas de aire convencionales.

    Cuando regresen a la base, estos futuros exploradores lunares necesitarán un hogar que les proporcione aire, agua, alimento y protección contra la nociva radiación durante meses. El delgado armazón del módulo de alunizaje de la nave Apollo no sería escudo suficiente contra la radiación que impregna el espacio como para proteger la salud de los astronautas durante ese largo tiempo. Y los astronautas van a necesitar sistemas de energía mucho más grandes, equipos de respiración y alimentación artificial, y espacios de vida y de trabajo para poder cumplir su misión.

    Por lo tanto, el ETDP se encuentra desarrollando hábitats inflables que se desplegarán como si fueran globos de gran tamaño después de llegar a la Luna, así como técnicas para producir materiales durables a partir del regolito lunar (suelo lunar). El hecho de rodear el hábitat con gruesas capas de un material basado en el regolito sería un excelente blindaje contra la radiación para sus ocupantes.

    Es un pedido bastante difícil de cumplir. Pero los beneficios que se obtendrán a partir del desarrollo de estas tecnologías ahora serán más que la presencia humana en la Luna a largo plazo. Aunque el hardware necesario para hacer posible la vida en la Luna durante meses es muy diferente del que necesitó el programa Apollo, es muy similar al hardware que se necesita para vivir en otro lugar:

    Marte.

    Tomado de:
    http://ciencia.nasa.gov/headlines/y2...htm?list965873
Trabajando...
X