Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Futuro reemplazo de los U-209 en la ACH

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Tempano
    respondió
    Originalmente publicado por Ian Ver Mensaje
    del año pasado...

    Asi que esto no es una competencia, sino que no es necesario estar minimizando a nadie.

    Saludos
    Usted hizo lo mismo que critica. Hablando de la operatividad y de subir el nivel de la flota de submarinos chilena.

    PD: Lo que me llama la atención es que cuando un "gringo" alaba a unos está exagerando y cuando alaba a otros es la úlyima palabra en la materia.

    Dejar un comentario:


  • Huaso Invitado
    respondió
    Originalmente publicado por WILSON ABOTT
    Hola a todos:

    Por que la Armada Chilena decidiria renovar dos SUB 209?

    Acaso ellos estan obsoletos?

    No seria mejor incorporar DOS SCORPENE S80 para tener por lo menos cuatro en buenas condiciones manteniendo nuestro poder disuatorio frente a seis vecinales?

    Me imagino que el precio sera mayor que lo que costaron el O"HIGGINS y el CARRERA.

    Dinero suficiente existe en caja a la espera de ser usado en la siguiente fase de la renovacion de la defensa de Chile.

    Saludos.

    W.A:

    Luego de ver que el Soldado Universal existe...

    Creo que los 209, tienen para rato...por lo menos no hay nada que haga presumir una renovación de dichas plataformas. Si no me equivoco ya uno tiene Subtics...el otro está en proceso de incorporación de dicho sistema, ¿cuál no recuerdo?

    Parece que ya se había insertado. De todas maneras acá va.

    http://www.youtube.com/watch?v=TpFLG8yMmEI

    Republiquetanos Saludos.

    Dejar un comentario:


  • Perulatino
    respondió
    Originalmente publicado por Ian Ver Mensaje
    Eso no lo niega nadie, ojo, pero Conqueror viene a decir que un RIMPAC es el non-plus-ultra, cuando no es un ejercicio ASW especifico, como lo es el SUBDIEX de este año o el DESI del año pasado...

    Asi que esto no es una competencia, sino que no es necesario estar minimizando a nadie.

    Saludos

    Ian lo que pasa es que conqueror le gusta minimizar las cosas asi se siente bien pero al fin y al cabo cada pais sabe lo que tiene no solo en hardware sino en su profesionalismo y la experiencia.

    Una cosa que me gustaria agregar acerca de este articulo de los Subs chilenos...el Comandante americano da una apreciacion la cual es loable si viene de los americanos pero algo le falta a esto....que no dan resultados de los ejercicios Unitas etc,etc y en el cual los Subs peruanos ha dejado huella por los resultados logrados por los Subs Pisagua, Arica y Antofagasta...que estan en los anales de la marina de guerra del Peru en su fuerza submarina en los ejercicios de operaciones conjuntas con la US Navy.


    Respetuosamente



    [email protected]
    Editado por última vez por Perulatino; 11/02/2010, 02:11:59.

    Dejar un comentario:


  • Ian
    respondió
    Originalmente publicado por Tempano Ver Mensaje
    La preparación de los submarinistas chilenos es de extraordinario nivel.
    Eso no lo niega nadie, ojo, pero Conqueror viene a decir que un RIMPAC es el non-plus-ultra, cuando no es un ejercicio ASW especifico, como lo es el SUBDIEX de este año o el DESI del año pasado...

    Asi que esto no es una competencia, sino que no es necesario estar minimizando a nadie.

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Perulatino
    respondió
    Mi viaje con unos Verdaderos Submarinistas: El BAP ANTOFAGASTA (SS - 32)
    Por el LTjg (USN) Jamon Holzhouser *

    Mi experiencia como un oficial de bajo rango no ha sido lo que yo esperaba que fuera cuando me hice voluntario de la fuerza de submarinos. En Hollywood le pintan a uno una imagen muy distinta a la realidad en las películas como U-571 y otras películas clásicas submarinistas. Aún los hechos de non-ficción, como Thunder Below y Blind's Man Bluff, muestran los momentos excitantes sin verdaderamente darle al lector un sentido realístico del trabajo y el entrenamiento que lleva cada operación.

    No obstante, la vida en el PCU TEXAS, un submarino nuclear de última generación en construcción, no fue tan excitante como yo esperaba cuando yo era un Ensign (Alferez de Fragata) en el Curso Básico para Oficiales Submarinistas (SOBC, por sus siglas en inglés).

    Yo creí que iba ser el submarinista que se arriesgaba la vida cada vez que zarpaba al mar. El que esperaba y rezaba solo para poder volver a tierra firme. Hay algo romántico en esa imagen del submarinista. Hay algo noble en él. Hay una belleza en su habilidad de poder hundir al destructor enemigo solo momentos antes de ser aún vencido por las heridas sufridas debido a las cargas de profundidad de ese mismo buque.

    La realidad de mi trabajo no es muy diferente de las de mis compañeros civiles en el astillero. Trabajo largas horas para estar seguro que el segundo de la nueva clase VIRGINIA de submarinos nucleares de los EEUU esta siendo construído según las especificaciones y que sea el mejor buque de la Armada (USN). Pero al fin del día, he logrado poco más que mucha administración y pocas cosas que merezcan admiración. Esto no es decir que lo que hago no es importante o que no siento satisfacción en saber que, como miembro de la tripulación que comisionará al TEXAS, le estoy abriendo el camino a las tripulaciones que vendrán después de mí. Solo quiere decir que yo reconozco que no soy ningún G.I. Joe.

    Cuando un submarino Peruano llegó a Norfolk para participar en un ejercicio, un pedido fue hecho para oficiales y personal enlistado que supieran hablar castellano. Por haber sido un misionero Mormón en Paraguay, yo había retenido un poquito de fluencia en español. Postulé mi nombre.

    Durante esa semana de entrenamiento, ayudé lo que pude con el idioma y con resolver cualquier problema que surgía. A pesar de que me sentía desilusionado con la degradación de mi español durante los seis años previos, me sentía bien alegre de haber tenido la oportunidad de participar y del intercambio cultural. Así que fue con mucha sorpresa y alegría que recibí la noticia de que me habían invitado a acompañar el buque durante ejercicios con las fuerzas anti-submarino estadounidenses como shiprider.
    Con dos días de aviso, solo tuve tiempo de empaquetar mi bolsa de mar y de despedirme de mi esposa.

    Tan pronto el Oficial Ejecutivo (el Segundo en Comando) me pidió que nos deshiciera de los remolcadores que nos habían ayudado en zarpar, yo sabía que iba a experimentar algo distinto a lo que ha experimentado cualquier otro submarinista norteamericano. Como nunca había zarpado de lo que se suponía que fuera mi puerto de origen de Norfolk, estaba ansioso para subir al puente y observar el zarpe.

    Tan pronto me trepé en el puente y me dieron una radio, me di cuenta que iba a participar de una manera mucho más activa de lo que me había imaginado. Yo iba a facilitar toda las comunicaciones, de todo tipo, que llegaran y salieran del buque.

    A fin de cuenta, parece que cualquier problema que los peruanos puedan haber tenido con nuestros simuladores fue debido a la artificialidad de los mismos. Son tremendos marineros y son capaces de zarpar de cualquier puerto extranjero usando solo "el ojo marinero". Sin embargo, tienen a un oficial en el centro de navegación que usa el periscopio para traquear su posición en la carta.

    Debido a una puntualidad escasa y a una decisión a última hora de cambiar el rumbo hacia la mar, yo hice unas suposiciones incorrectas de estos marineros y de su profesionalismo. Estos hombres son de verdad excelentes marineros y conductores de buques.

    Después de haber leído las instrucciones para el ejercicio, se me hizo muy claro de que era solamente una oportunidad bien planificada para que nuestras fuerzas anti-submarinos se soltaran un poco y sintieran bien de unos equipos nuevos que habían recibido y que iban a probar. Durante toda la operación, el submarino iba a operar en aguas tan poco profundas que me hacia nervioso sumergir. Durante algunos periodos íbamos a estar confinados a un área de cinco millas. Además, iba haber un gran desbalance numérico a favor de ellos (dos destructores y varias aeronaves contra un solo submarino). También se requería que coordináramos con las aeronaves para darles nuestra posición exacta al empezar y al terminar cada evento.
    Éramos los proverbiales peses en el barril.

    Me sorprende cuantas cosas son iguales entre ambas fuerzas submarinistas como el hecho de que todo los comandantes de submarinos son personalidades de tipo 'A'. El capitán peruano esperaba derrotar decisivamente a las fuerzas en su contra.

    Mis amigos peruanos, como todos buenos submarinistas, estaban muy concientes de cada ruido que se escapaba del casco. Desde un principio, el
    capitán insistía de que cambiáramos la velocidad solo unas cuantas RPMs a la vez, esto con la finalidad de prevenir la cavitación y que cualquier sonarista que estuviera escuchando no se pudiera percatar de ello.

    Cuando las otras fuerzas nos detectasen, nos íbamos a esconder.
    La primera vez que recibimos la señal de que nos habían atacado con un torpedo imaginario, como se espera lo evadimos rápido. A mi sorpresa, seguimos aumentando en velocidad y ganando profundidad. Cuando el CO (Comandante) finalmente decidió que estábamos lo suficiente lejos como para reducir velocidad, ya íbamos a más de 16 nudos en aguas de menos de 165 pies de profundidad total. Para el que no es submarinista, esto es análogo a correr por un callejón de noche con las luces apagadas y con el acelerador en el piso.

    Como todo submarino activo, éste también tenía sus problemas de reparaciones constantes. Más importante para mí era el hecho de que su planta de osmosis inversa estaba dañada. No podíamos hacer agua fresca.
    Para mí eso significaba que solo me podía bañar alrededor de cada cinco días. Lo que hacía la experiencia de submarinista de la 2da Guerra mundial aún más auténtica.

    Durante un ejercicio usamos a una embarcación pesquera para escondernos. Nos quedamos directamente entre la embarcación pesquera y el enemigo, se le hacia difícil al enemigo escucharnos debido al ruido de la embarcación pesquera. Nos quedamos en esa posición hasta que tuvimos la oportunidad de hacer nuestro ataque de torpedo simulado.

    En otra ocasión, habían varios mercantes y un destructor convergiendo a nuestra posición. Traqueamos los buques en el sonar y lanzamos nuestro ataque. Enseguida subimos a profundidad de periscopio para asegurarnos que le habíamos disparado al blanco correcto. Después de haber verificado y lanzado torpedos una vez mas, fuimos mas hondo y, lo que me sorprendió mucho, más despacio.

    En ese momento el capitán me mira, sonríe y me pregunta, con palabras rápidas y con un acento peruano, que si alguna vez me había sentado atrás. Yo pensé que él hablaba de la planta de propulsión en la parte de atrás de un submarino. Por lo tanto, pensé que era una pregunta rara y con una mirada cuestionando le respondí, ¿en la parte de atrás de qué? El rió y me dijo, "no, no, ¿en el fondo... tu sabes, en la arena"? Con ojos grandes me sonreí y le dije "¡no pero me encantaría intentarlo"!

    Mientras el submarino reducía en velocidad e iba aún más hondo, me estaba poniendo aun mas nervioso. Eventualmente, mandamos a toda persona que no estaba de guardia a la proa para rápidamente bajar la proa y mantener la hélice libre del fango. Finalmente, y sin tan siquiera pedir una sonda, nos quedamos en el fondo del mar. Con todo apagado, con la excepción de algunos sensores y aires acondicionado portátiles, casi no hicimos ningún tipo de ruido. Nos quedamos ahí mirando nuestros sensores y escuchando a los mercantes y el destructor pasarnos por encima sin darse cuenta.

    Nada le da más satisfacción a un submarinista que saber que alguien lo esta buscando sin poder encontrarlo y, sin embargo, él sabe exactamente donde está el que lo busca. Es la misma sensación que uno ha sentido cuando de muchacho jugaba a las escondidas.

    A fin de cuenta, ellos nos encontraron algunas veces, nosotros los encontramos a ellos algunas veces, y todos recibimos mucho entrenamiento valioso. Yo me beneficié de una manera distinta a los demás. Yo no usaré algunos de los equipos en los que entrenamos y usaré pocas de las tácticas que practicamos. No obstante aprendí algo más importante, que no somos indestructibles.

    El hecho de que gastamos más que cualquier otro país en cada submarino y que tenemos la más avanzada tecnología no nos hace automáticamente mejor que nuestros vecinos menos ricos que nosotros. Hay un dicho entre los submarinistas peruanos, "Es mejor tener un buque de madera con hombres de acero que un buque de acero con hombres de madera". Es la tripulación y no el barco lo que hace un gran buque o fuerza.

    Los Estados Unidos tiene submarinistas muy valientes e inteligentes. Pero no estamos tan adelantados como una vez he pensado. Muchos otros países tienen submarinistas inteligentes y capaces. Tenemos que enfrentar el hecho de que hay otros submarinos que pueden competir con nosotros.

    De mis nuevos amigos, solo quiero decir que espero que siempre sean aliados con nosotros y que nunca tenga que enfrentar a los oficiales y tripulación del B.A.P. Antofagasta. Estos hombres son verdaderos submarinistas en todo el sentido de la palabra.

    * El LTjg (USN) Jamon Holzhouser, es primer puesto del Programa del Curso para Oficiales de la USN, primer Puesto en la Escuela de Ingenieria Nuclear y Primer Puesto en la Escuela de Submarinos de la USN en Connecticut.

    Como reconocimiento, actualmente se encuentra embarcado como dotacion inicial del PCU TEXAS (Project under Construction), el segundo de los Submarinos de Ataque de la Clase Virginia, programado para ser comisionado en el mes de Octubre 2005
    Este es un articulo transcrito del Ingles al Castellano, este fue escrito por Jamon Holzhouser el LTjg USN en sus comentarios de la experiencia de ejercicios entre las marinas de guerra de EEUU y el Peru.
    Editado por última vez por Perulatino; 11/02/2010, 01:54:13.

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X