Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

EL PROYECTO ESPACIAL BRASILEÑO

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #16
    Originalmente publicado por Marino
    Originalmente publicado por AMX
    Originalmente publicado por Marino
    Programa Espacial

    Inpe discute lanzamiento del 3º CBERS

    São José dos Campos

    Una delegación brasileña formada por representantes de la AEB (Agencia Espacial Brasileña) y del Inpe (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales), de São José dos Campos, discute esta semana en China el cronograma de lanzamiento del CBERS-2B (Satélite Campana-Brasileño de Recursos Terrestres).

    En las reuniones, será evaluado también el funcionamiento del CBERS-2, en órbita desde 2003

    . Según el director de Satélites y Aplicaciones de la AEB, Miguel Henze, en el encuentro, también serán tratados aspectos sobre la comercialización de las imágenes de los satélites.

    El programa es resultado de la cooperación bilateral entre Brasil y China. Las imágenes de los modelos son utilizadas en la previsión agrícola, control de deforestación de Amazonia, gerencia de recursos hídricos y uso del suelo.

    El primero CBERS fue lanzado en 1999. A finales de este año, debe ocurrir el tercer lanzamiento de la serie, el CBERS-2B, a partir de China.
    Marino você sabe se o CBERS-2B tem algunha melhoria em relação ao CBERS 2?
    Sei que a participação da indústria nacional aumentou de 30% do conteúdo para 50%. Vou procurar outros dados.
    Eu li em algum lugar que a resolução do CBERS-2B será de 5m, melhor que a o CBERS-2 que é de 15m.

    Comentario


    • #17
      RUMBO Al ESPACIO/El HOMBRE
      Astronauta brasileño va al espacio este miércoles

      Nacido en Bauru (SP), Marcos Cesar Pontes comenzó como aprendiz de electricista

      SALVADOR NOGUEIRA
      Del REPORTAJE LOCAL

      El espacio no es realmente remoto; él se queda la una hora de viaje, si su coche pudiera ir directo para encima. En menos de diez minutos, en la noche de miércoles, Marcos Cesar Pontes, 43, debe ultrapasar esa muralla imaginaria, haciéndose el primer brasileño a llegar a la órbita terrestre. Nada malo para un muchacho de Bauru (interior de São Paulo) que comenzó como aprendiz de electricista.

      Tercero y último hijo de la pareja Virgílio y Zuleika Pontes, Marcos pasó su infancia con los pies en el suelo y los ojos en el cielo. En las visitas al Aeroclube de Bauru y a la AFA (Academia de la Fuerza Aérea), donde el tío hacía mantenimiento de aeronaves, cogió gusto por la aviación.

      A los 14 años, se inscribió para un curso de electricista en lo Senai, pero su destino en breve sería sellado. En 1980, Puentes se inscribió para la AFA. Pasó. El brevê salió en 1984, con una transferencia para Navidad. Aquel año, conoció su mujer, Fátima. Aún sería transferido hacia Santa Maria antes que entrara en el Instituto Tecnológico de Aeronáutica para formarse ingeniero.

      En 1996, Pontes fue indicado para hacer máster en Monterey, California (EUA). El año siguiente, el hermano más viejo, Luiz Carlos, contó a él que la AEB (Agencia Espacial Brasileña) abrira un proceso de selección para un astronauta. Sí, Brasil tendría derecho a un astronauta, como parte de su participación en el programa de construcción de la ISS (Estación Espacial Internacional).

      Marcos se inscribió y fue escogido. Con eso, tuvo que cambiarse para Houston, en Tejas, donde se queda el Centro Espacial Johnson, sede del entrenamiento de astronautas de la agencia espacial americana.

      En 2000, Pontes fue declarado apto para vuelo espacial. Sus problemas, sin embargo, estaban sólo comenzando. Mientras algunos de sus compañeros de multitud comenzaron a ser escalados para misiones, Brasil apenas conseguía cumplir su parte en el programa de la estación.

      Se quedó claro que las piezas originalmente seleccionadas en el acuerdo saldrían por mucho más que los US$ 120 millones presupuestados por la Nasa. En contrapartida, con el cambio de administración en 2003, el gobierno se indispuso a gastar incluso los US$ 120 millones estimados originalmente. Nasa y AEB entonces pasaron la rediscutir la participación brasileña en la ISS.

      Para empeorar, en 1º de febrero de 2003, el autobús espacial americano Columbia se desintegró en lo retorno a la Tierra, matando siete astronautas. Resultado: Nasa tendría que dejar sus naves en el garaje, hasta mostrar que los autobuses podrían volver a volar con seguridad - aumentando la fila de espera.

      Mucha gente comenzó a creer que Puentes pasaría a la historia como el astronauta brasileño que no voló. "Yo también", confiesa, a las vísperas de concluir la jornada. Sólo tres días y diez minutos de vuelo lo separan del espacio ahora.

      ARTÍCULO

      Es importante para Brasil lanzar astronautas al espacio?

      LUIZ GYLVAN MEIRA FILHO
      ESPECIAL PARA La HOJA

      En mi opinión, sí.

      Brasil no puede y no debe quedarse al margen de cualquier desarrollo científico o tecnológico que ocurra en el mundo. Necesita tener una implicación, aunque pequeño, en todas las aventuras del mundo moderno, para decidir cuáles deben ser desarrolladas con mayor profundidad.

      El sector espacial está repleto de ejemplos en ese sentido, y que resultaron en la elección de desarrollo de satélites y cohetes importantes para Brasil. Otro ejemplo es el Centro de Previsión de Tiempo y Estudios Climáticos del Inpe, que tanto contribuye para nuestra agricultura y otros sectores.

      La pregunta que se suele hacer sobre la prioridad relativa entre programas básicos en los sectores de educación y salud versus la inversión en programas en la frontera de la tecnología como el programa espacial, incluidos ahí los vuelos tripulados como lo del teniente-coronel Marcos Cesar Pontes, tiene una respuesta simple: las dos cosas son importantes. Las inversiones en alta tecnología son esenciales para garantizar el bienestar de las futuras generaciones.

      Si Brasil de Getúlio Vargas no hubiera invertido en la instalación de la Compañía Siderúrgica Nacional, estaríamos hoy condenados a ser una sociedad puramente agraria, con todas las dificultades de eso decurrentes.

      Lo que fascina en el caso de vuelos tripulados son, por un lado, los experimentos de microgravidade que, potencialmente, pueden ayudar la medicina, como en el caso del crecimiento de cristales de proteína realizado en 1997 por Glaucius Oliva en un autobús espacial.

      Además de eso, y tal vez más importantes, son las perspectivas de nuevos conocimientos aún no imaginados, por imprevisibles, pero que la experiencia reciente muestra que suelen ocurrir.

      Oigo por veces el argumento de que los recursos destinados al programa de vuelos tripulados deberían ser aplicados en otros sectores del Programa Nacional de Actividades Espaciales. Esas críticas son comprensibles, cuando provêm de técnicos brasileños que saben del potencial de desarrollo tecnológico de nuestro país y les gustaría contribuir más y más rápido. Ocurre que, en general, las inversiones en el sector espacial están de este lado de su potencial de realizaciones.

      Sería razonable para Brasil que fueran invertidos cerca de 550 millones de reales por año en el sector espacial. La experiencia internacional muestra que lo retorno de las inversiones en el sector espacial supera con holgura aquel asociado la otras tecnologías, excepto a de supercomputadores.

      El sector espacial brasileño tiene hoy condiciones de absorber inversiones de esa orden, con retorno a corto plazo, en razón de las inversiones ya realizadas en instalaciones y capacitación de personal técnico. El camino a ser seguido no es, por lo tanto, abandonar nuevas fronteras y sí garantizar que el programa espacial como uno todo sea desarrollado con mayores recursos y así realizar su potencial de contribución para la construcción del país del futuro.

      Dejo mis votos de éxito para el teniente-coronel Puentes en su nueva misión y me quedo con la certeza de que, en su regreso a Brasil, mucho ayudará en abrir nuevas fronteras para nuestro programa espacial. Espero que su primera tarea sea auxiliar en la elección de sus sucesores como astronautas brasileños.

      Luiz Gylvan Meira Fillho, físico, es profesor visitante del Instituto de Estudios Avanzados de la USP. Presidía la Agencia Espacial Brasileña cuando el país suscribió la participación en la ISS, en 1997.

      Comentario


      • #18
        Rumbo al espacio

        El astronauta brasileño Marcos Cesar Pontes subirá al espacio a bordo del más antiguo modelo de nave espacial en actividad. El proyecto original de las rusas Soyuz es del inicio de los años 60. La versión actual, surgida en 1986 para transportar astronautas y cargas para la estación espacial Mir, continúa siendo usada para atender la Estación Espacial Internacional, la ISS.

        El lanzamiento de la Soyuz TMA-8, con Puentes, el ruso Pavel Vinogradov y el norteamericano Jeffrey William, está previsto para miércoles, a las 23h29 min (horario de Brasilia), en el centro de Baikonur, en Kazajistán (Asia Céntrico). La Soyuz y la ISS se acoplarán en 1º de abril.

        Lo retorno de Puentes a la Tierra debe ocurrir el día 9 de abril.

        Cuenta regresiva
        Faltan 2 días para la ida del brasileño al espacio

        Comentario


        • #19
          Estados Unidos reciben imágenes
          del satélite chino-brasileño


          Un equipo coordinado por el INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales, órgano del Ministerio de la Ciencia y Tecnología) realiza esta semana pruebas de recepción de imágenes del CBERS-2 (Satélite Chino-Brasileño de Recursos Terrestres), en Estados Unidos. Es la primera vez que el satélite CBERS-2 transmite sus imágenes para un país que no Brasil o China.

          Las pruebas están siendo hechos en el "EROS Data Center" del U.S.Geological Survey (USGS), órgano del Departamento del Interior de Estados Unidos, en la ciudad de Sioux Falls, estado de South Dakota. La misión forma parte de la estrategia de internacionalización de las imágenes CBERS, que viene siendo discutida por Brasil y China. La idea es comercializar el producto para países interesados, entre ellos Estados Unidos . Brasil es el mayor distribuidor de imágenes de satélite del mundo, gracias a la política de distribución gratuita implantada en junio de 2004. Hasta marzo de este año, habían sido distribuidas 200 mil imágenes a usuarios del territorio nacional.

          Con el fallo de los satélites americanos LANDSAT-5 y LANDSAT-7 (que tienen características próximas a las del CBERS) y las incertidumbres sobre el futuro del Programa LANDSAT, que es dirigido por el propio USGS, diversos países han demostrado interés en el programa chino-brasileño. El Programa CBERS prevé el lanzamiento de tres satélites más hasta 2011: CBERS-2B, CBERS-3 y CBERS-4.

          El CBERS-2B tiene lanzamiento previsto para 2006 y será una casi réplica del CBERS-2, que está en órbita y generando imágenes desde octubre de 2003 . Así como este, el CBERS-2B posee tres cámaras a bordo: CCD, WFI y HRC. Las dos primeras son cámaras que ya vuelan en el CBERS-2, mientras que la HRC es una cámara pancromática de alta resolución (2,5 m) que sustituye la cámara IRMSS (Infrared Multispectral Escáner).

          El Catálogo de Imágenes es la interfaz del sistema con los usuarios. Visitado a través de la Internet (www. http://www.dgi.inpe.br/CDSR/), permite la consulta y solicitud del acervo de imágenes disponibles. Las imágenes solicitadas son enviadas en pocos minutos, también por la Internet.

          "Esta primera Misión CBERS fuera de Brasil es de extrema relevancia para el futuro del Programa CBERS, que pretende se internacionalizar, ofreciendo datos relevantes para los científicos y mismo legos del mundo entero que realicen un mejor seguimiento del sistema terrestre para evaluar las consecuencias de las acciones humanas sobre el planeta" afirmó el ingeniero del INPE José Bacellar, coordinador de las actividades en Estados Unidos.


          Sobre el Programa CBERS


          El Programa Chino-Brasileño de Recursos Terrestres (CBERS) tuvo inicio en julio de 1988, cuando fue suscrito un acuerdo de cooperación entre Brasil y China para el desarrollo conjunto de dos satélites de observación de la Tierra. El programa preveía el uso de los recursos financieros y de la capacidad técnica de los dos países para establecer un sistema completo de sensoriamento remoto competitivo y compatible con las necesidades de cada uno.

          En China, la implementación del Programa CBERS se quedó a cargo de la CAST (Chinese Academy of Space Technology/Academia China de Tecnología Espacial) y en Brasil, del INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales).

          El primer satélite, CBERS-1, fue lanzado de China en octubre de 1999 y operó con éxito por casi cuatro años, hasta agosto de 2003. La vida útil prevista para ese satélite era de dos años. El segundo satélite, CBERS-2 - una réplica del CBERS-1, fue lanzado en octubre de 2003 y opera con total éxito.

          Los dos primeros satélites de la familia CBERS están equipados con tres cámaras para observación de la superficie del planeta, en las regiones del espectro electromagnético correspondientes al infrarrojo y al visible. La cámara CCD suministra imágenes de una franja de 113 km de anchura, con una resolución de 20 m. La cámara de varredura IRMSS tiene cuatro franjas espectrales y extiende el espectro de observación del CBERS hasta el infrarrojo termal.

          El IRMSS produce imágenes de una franja de 120 km de anchura con una resolución de 80 m (160 m en el canal termal). La cámara WFI, de ancho campo de visada, produce imágenes de una franja de 890 km de anchura, permitiendo la obtención de cartas-imágenes con resolución espacial de 260 m.

          Cada satélite fue equipado con un repetidor para colecta de datos, en apoyo a la operación del Sistema Brasileño de Colecta de Datos Ambientales.

          Las aplicaciones de las imágenes obtenidas a partir de los satélites CBERS son las más varias, desde mapas de quemadas y deforestación de la región amazónica, hasta estudios en el área de desarrollo urbano en las grandes capitales del país.

          En 2006, está previsto el lanzamiento del CBERS-2B, con el objetivo de garantizar la continuidad del suministro de las imágenes generadas por el CBERS-2. Paralelamente, serán desarrollados los CBERS-3 y CBERS-4, con características más avanzadas que sus tres antecesores. El lanzamiento del CBERS-3 está previsto para 2008 y lo del CBERS-4, para 2010.

          Mientras que en la cooperación relativa a los satélites CBERS-1 y CBERS-2 las participaciones brasileña y china fueron del 30% y un 70%, respectivamente, en el nuevo acuerdo la participación brasileña fue ampliada para un 50%, igualando nuestra responsabilidad a la del lado chino. La inversión del lado brasileño para los CBERS-3 y CBERS-4 será de la orden de US$ 150 millones.

          Comentario


          • #20
            VUELO HISTÓRICO

            Astronauta brasileño parte hoy al espacio

            Lanzamiento de la nave rusa Soyuz está previsto para las 23h29, hora de Brasilia. Parientes de Marcos Pontes no esconden nerviosismo

            Rodrigo Craveiro
            Del equipo del Correo

            Misha Japaridze/AP

            Cohete que llevará la Soyuz para fuera de la atmósfera está pronto para ser lanzado en el Cosmódromo de Baikonur: misión inédita para Brasil



            El Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, vivió ayer un día repleto de simbolismo y histórico para los brasileños. Alrededor de 7h (22h de lunes en Brasilia), la nave rusa Soyuz TMA-8, que llevará el astronauta paulista Marcos César Pontes al espacio, fue transportada del edificio de integración y pruebas a la plataforma de lanzamiento. Un tren gastó cerca de dos horas para recorrer 3km, estirando la sonda y el cohete — un conjunto de 39m de largura. Los sistemas de propulsión de la Soyuz entonces ganaron la posición vertical y se acoplaron a las torres.

            Una ceremonia marcó la preparación para la cuenta regresiva. Durante el pasaje del convoy, invitados depositaron monedas en los raíles: se cree que, amasadas por las locomotoras, ellas se hacen talismanes. A las 8h29 de mañana (23h29 de hoy, en Brasilia), la nave partirá rumbo a la Estación Espacial Internacional, dando inicio a la Misión Centenario. El proyecto costó a Brasil US$ 10 millones, pagados a la agencia rusa Roscosmos.

            Además de Marcos César Pontes, la tripulación incluye el comandante ruso Pavel Vinogradov y el ingeniero de vuelo norteamericano Jeffrey Williams. Los tres no asistieron a la ceremonia y se quedaron en el Hotel de los Astronautas. Pontes revisó los procedimientos de vuelo, y se sometió a entrenamientos físicos y exámenes médicos. Los ocho experimentos desarrollados por instituciones de enseñanza y de investigación brasileñas serían embarcados a las 10h de hoy (2h en Brasilia). Los objetos del teniente-coronel paulista — entre ellos, una camisa de la Selección Brasileña y una imagen de Cristo — ya están en la nave.

            El astronauta Norman Thagard — el primer americano a volar en una Soyuz, en 1995 — afirmó al Correo que el vehículo ruso es “bastante seguro”. “El viaje de Puentes será más ‘blanda’ en la primera fase del vuelo”, comentó, refiriéndose a la práctica que comprende del lanzamiento al desligamento de los motores, con duración de nueve minutos. De acuerdo con él, los momentos más fascinantes son la ignición de los motores del cohete; la caminata espacial y la primera vista de la Tierra por la ventana. Con la experiencia de quien ya orbitou el planeta por 256 veces y viajó 9,6 millones de kilómetros, la astronauta Kathryn Thornton, de la Nasa (agencia espacial de los EUA), no ve riesgos en la Misión Centenario. “Somos entrenados para lidiar con problemas.” Sobre la emoción de “encarar” la Tierra allá de encima, ella dice que el tiempo para admirar el paisaje es escaso. “Hay mucho a ser hecho y usted tiene que estar concentrado.”

            En Baikonur, Marcos Pontes está prácticamente aislado. El médico Luiz Cláudio Lutiis y el gerente general de la Misión Centenario, Raimundo Mussi, son unas de las pocas personas autorizadas a hablar con él. Lutiis contó a la agencia France Presse que el brasileño está “muy bien”, tanto física como psicológicamente. Ya Mussi resaltó la visibilidad que el vuelo traerá al programa espacial brasileño. “ES sólo usted mirar en vuelta que verá reporteras de varias partes del mundo, que están fotografiando nuestra bandera y nuestro logotipo (de la Agencia Espacial Brasileña).”

            Carisma

            Según Lutiis, Marcos César Pontes ya está siendo comparado al ruso Yuri Gagarin, el primer hombre a viajar al espacio, por su simpatía. “El personal está diciendo que él tiene la sonrisa del Gagarin”, comentó a la emisora BBC. “Él es muy alegre, todo el tiempo está sonriendo. El Gagarin era así también.” El astronauta Fyodor Yurichikihin, reserva del brasileño, lo comparó la Gagarin del punto de vista del pioneirismo. “Marcos es el primer cosmonauta de Brasil. Por eso, creo que es Gagarin para Rusia, John Glenn para Estados Unidos y Marcos para Brasil.” Alrededor de las 11h de hoy (2h en Brasilia), la tripulación de la Soyuz TMA-8 concederá una entrevista. Los astronautas dormirán de las 16h (7h en Brasilia) hasta medianoche (15h en Brasilia). Tres horas antes del vuelo, entrarán en la nave y aguardarán la cuenta regresiva.

            Comentario

            Trabajando...
            X