Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Policía Nacional de Colombia (PNC)

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #6
    Puesto Móvil

    Puesto Móvil de la PNC en la ciudad de Bogotá:



    Atentos saludos,


    CT_Nemo
    si vis pacem, para bellum
    http://www.fuerzasmilitares.org

    Comentario


    • #7
      Una colombiana es la única mujer en Latinoamérica que pilotea un helicóptero Black Hawk de combate

      Se trata de la capitán de la Policía Erika Pedraza Murillo, que guía con precisión una de las armas más poderosas de la Fuerza Pública.

      Solo una hora después, cuando pisó tierra, la capitán Erika asimiló lo que, muchas veces, sus compañeros pilotos le habían explicado acerca de la sensación de ser impactados con ráfagas de fusil. "Es como si estuvieran haciendo crispetas", afirma.

      Esa fue la primera vez que una nave piloteada por la capitán Erika, nacida en Armenia hace 26 años, fue alcanzada por proyectiles. Ocurrió el 15 de febrero del 2005, cuando las Farc estaban tratando de tomarse Toribío (Cauca).


      Después de dos días de combates, la situación era delicada: pese al despliegue de la Fuerza Pública, los hombres de las Farc no abandonaban la zona y persistían en sus hostigamientos.


      Los Black Hawk recibieron la orden de llevar refuerzos al pueblo. Minutos antes de aterrizar en una cancha de fútbol, por radio les informaron que los policías tenían rodeado el improvisado helipuerto y controlado el perímetro.


      Dos Black Hawk aterrizaron y salieron sin novedad. Cuando el que guiaba la capitán Erika tocó tierra, los comandos empezaron a descender y a tomar posiciones.


      "Pasó en segundos. Se habían bajado ocho comandos Jungla y quedaban otros siete en el helicóptero. Fue cuando comenzamos a sentir golpes secos en el helicóptero. El comandante gritó que nos estaban disparando; de inmediato cerramos las puertas y salimos de allí", recuerda Erika.


      Los dos artilleros del Black Hawk estaban ‘ciegos’. "No sabían a dónde disparar –cuenta la oficial–, porque alrededor de la cancha se veían policías; salir de allá fue complicado".


      En el aire, fuera del alcance de los proyectiles, los instrumentos no reportaron novedad; diez minutos después aterrizaron en Popayán.


      Cinco impactos de fusil


      La oficial descendió del Black Hawk –ya con el motor apagado– y con sus compañeros y técnicos en tierra, revisaron el fuselaje.


      Contaron cinco impactos calibre 7,62 milímetros. Los más graves, dos que dieron cerca al reservorio del hidráulico y al rotor principal.


      "En ese momento, y después del sustico, caí en cuenta de que verdad se siente como cuando uno hace crispetas, lo que pasa es que en este caso uno está dentro de una ‘olla’ de 22.000 libras de peso".


      A mediados de 1995, Erika Pedraza, la estudiante del colegio Inem de Armenia, les informó a sus padres que había decidido entrar, al año siguiente, a la escuela de cadetes de Policía General Santander, en Bogotá.


      El apoyo fue inmediato, sobre todo de su padre, Abel Pedraza, un suboficial pensionado del Ejército.


      "No se me había pasado por la cabeza ser piloto –dice la capitán Erika–, pero en diciembre del 2001 una prima que se graduó de piloto de avión en la institución me entusiasmó, pero opté por los helicópteros".


      Seis meses después, la entonces teniente Erika y otras dos oficiales tuvieron su primera clase en la escuela de aviación de la Policía, en Mariquita (Tolima).


      El 17 de noviembre del 2002 hizo su ‘soleo’ –como se dice en el argot de los pilotos cuando vuelan sin instructor–.


      "Pensando en el bautizo que les hacen a los pilotos nuevos, llevé unas tijeritas en el overol. Cuando llegué a donde mi mayor –el instructor–, traté de entregárselas y él me dijo ‘no mijita’; sacó una pequeña navaja y me cortó la cola de caballo", recuerda la capitán Erika. Luego la bañaron en aceite quemado.


      Tres meses después se graduó como piloto de helicóptero y comenzó a apoyar, en un Huey repotenciado, las tareas de aspersión de cultivos ilícitos. Por su buen desempeño, en diciembre del 2003, le notificaron que debía ir a Alabama (Estados Unidos) a hacer el curso de Black Hawk.


      A su regreso, en junio del 2004, comenzó a pilotear Black Hawk y se enamoró del oficial de la Policía con quien se casaría en abril del año pasado .


      "Las misiones del Black Hawk son mejores –dice–. Los policías se emocionan cuando llegamos con refuerzos, con equipos y víveres o como apoyo armado. Es como si el helicóptero fuera un ángel que está descendiendo".


      Pero ahora, la capitán Erika se prepara para la que, sin duda, es la mejor misión de su vida. En tres semanas será madre de su primera hija: Sarita se llamará el ángel que espera.

      La oficial que mejor domina el 'Mosquito'

      De los 164 pilotos de helicópteros de Antinarcóticos de la Policía, una bogotana es la más hábil a la hora de guiar el ‘mosquito’, como llaman al Hugges 500.


      Se trata de la capitán Janeth García Cubillos, quien además es instructora de esta nave, utilizada como escolta de las avionetas de aspersión y en operaciones contra el narcotráfico.


      "Este helicóptero es muy versátil –en operaciones llega a 240 kilómetros por hora–. En él vamos el técnico y yo, quien acciona las armas", explica la capitán Janeth.


      La oficial ingresó a la Policía en 1993. Tras sus estudios de vigilancia en la escuela de cadetes, trabajó como policía de calle. "De subteniente estuve en Barranquilla y Bogotá. Luego, de teniente de un año, me inscribí en la escuela de aviación. Además que es una profesión alterna que nos ofrece la Policía, me parecía muy emocionante", recuerda.


      Acerca de por qué escogió los helicópteros, esta mujer, la piloto más antigua de la Policía de este tipo de naves, coincide con la capitán Erika en que las misiones son más gratificantes. A pesar de los riesgos de su profesión, dice que no la cambia por nada.


      "En mi casa no están tensionados por ello, y soy el orgullo de mi mamá", dice.

      230 Pilotos tiene a su servicio la Policía Antinarcóticos. 164 de ellos son de ala rotaroria (helicópteros) y 66 de ala fija (aviones y avionetas). Las mujeres pilotos son 15, nueve de aviones y 6 de helicópteros; dos de estas últimas pilotean naves de combate.

      JORGE LUIS DURÁN P.
      Redactor de EL TIEMPO

      http://eltiempo.terra.com.co/judi/20...R-2842185.html


      -----
      saludos!

      Comentario


      • #8
        Amigos les dejo unas imagenes de aeronaves de la Policia Nacional de Colombia

        Bell 412

        Bell 212

        Bell UH-1H-II

        Bell 206

        C-47T

        C-26B

        Cessna 208


        Saludos!

        Comentario


        • #9
          Más material sobre Colombia (y otros países)

          Galería Fotográfica Nacional

          - Policía Nacional en Operaciones

          Galería Fotográfica Internacional

          - Airventura Show

          Agradecimiento especial a nuestros compañeros Adrestrepo y Capcadet que nos facilitaron este material. mil_tropaok


          C:S&D Team
          Siempre en Vanguardia!
          si vis pacem, para bellum
          http://www.fuerzasmilitares.org

          Comentario


          • #10
            Mk

            Debido a lo complejo de las misiones que debe realizar, la Policía Nacional de Colombia está dotada con armas que no son las tipicas policiales, como por ejemplo el lanzagranadas múltiple Mk.19





            Esta pieza pertenece a los Comandos Jungla de la Policía Antinarcóticos.

            Cordial Saludo,


            CT_Nemo
            si vis pacem, para bellum
            http://www.fuerzasmilitares.org

            Comentario

            Trabajando...
            X