Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

org. de la infanteria y estrategia defensiva - Malvinas

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #16
    La adopción de un fusil semiautomático tiene una razón de ser; se esperaba que el soldado tuviese mejor disciplina de tiro - seleccionando sus blancos y haciendo un uso consciente y racional de munición. Por otra parte, el FAL es muy poco controlable en modo automático, de manera que los argentinos estaban mayormente restringidos a ráfagas cortas, en vez de fuego sostenido; la "ventaja" del FAL sobre el SLR en este sentido se termina de diluir cuando se tiene en cuenta que, gracias a un mejor entrenamiento, los británicos fueron capaces de proveer una superior y mejor coordinada cortina de fuego con sus fusiles semiautomáticos, abrumando a los defensores argentinos, en más de una oportunidad.
    El punto es que el FAL argentino puedo hacer fuego automático, eso en números llanos y sencillos arroja como resultado una potencia de fuego superior a la del L1A1 SLR, esa es la parte técnica del asunto.

    El ejercito británico tiene una tradición de muy larga data cuando de disciplina de tiro se trata, y si fuera el caso no hubieran tenido problema en que sus fusiles incluyan modo automático, sin embargo la consideración para esta limitación siempre fué de índole logística, algo similar ocurría con el M-14 que si bien es cierto incluía modo automático, este estaba restringido mediante un seguro cuya llave de liberación estaba en poder del jefe del pelotón o escuadra.

    En todo caso, el debate siempre estuvo alrededor de la concepción de estas armas pues las que usaban calibres potentes tradicionales como el 7.62x51 carecían de capacidad dinámica para hacer fuego automático, (para que ponerles modo automático si es poco practico) característica que si tienen los fusiles con calibres intermedios.

    Saludos cordiales
    tanktech.wordpress.com

    Comentario


    • #17
      Originalmente publicado por Charlie
      El punto es que el FAL argentino puedo hacer fuego automático, eso en números llanos y sencillos arroja como resultado una potencia de fuego superior a la del L1A1 SLR, esa es la parte técnica del asunto.
      Charlie, tú mismo me das la razón en tu post:

      Originalmente publicado por Charlie
      En todo caso, el debate siempre estuvo alrededor de la concepción de estas armas pues las que usaban calibres potentes tradicionales como el 7.62x51 carecían de capacidad dinámica para hacer fuego automático, (para que ponerles modo automático si es poco practico)
      Si el arma carece de capacidad dinámica para fuego automático - estando limitada a ráfagas cortas en vez de fuego sostenido, por limitaciones inherentes a la potencia del cartucho - entonces la "superior potencia de fuego", para efectos prácticos, no es tal. Será una mayor cadencia de tiro, en todo caso... lo cual en la realidad tampoco demostró ser una gran ventaja, pues los fusileros británicos - mejor entrenados - volvían a cero más rápido con sus armas semiautomáticas (y por consiguiente, podían colocar más tiros sobre el enemigo) que los argentinos en ráfaga.

      En todo caso, el SLR potencialmente sí disponía de capacidad de hacer fuego en automático, mediante modificaciones mínimas a componentes puntuales del mecanismo del gatillo.

      En todos los demás aspectos, el L1A1 era claramente una pieza de equipo superior al FAL argentino, no solamente en calidad de manufactura, sino en aspectos puntuales de diseño que contemplaban la incorporación de muescas oblicuas en la superficie exterior del carro del cerrojo, lo que le permitía al arma expurgar partículas de suciedad desde dentro del cajón de mecanismos a través del puerto de eyección, incrementando la fiabilidad; manilla de amartillamiento plegable (un bonus extra siempre bien recibido, pues así se eliminaba la tendencia de la misma a engancharse en el correaje del fusilero cuando se cargaba el arma); mira de hierro de oclusión plegable (mientras que el FAL tenía una mira deslizante fija), etc.

      Originalmente publicado por Charlie
      para ser mas exactos, el L1A1 SLR es mas largo y pesado que el FAL argentino.
      Efectivamente, el SLR es más largo (pues el SLR usa un cañón de 554mm) pero sorprendentemente, es más liviano que el FAL Modelo IV argentino que pesa 4.6kg vacío, mientras que el SLR pesa 4.3kg en la misma configuración; de hecho, el FAL argentino es ligeramente más pesado que el equivalente belga FN 50-00.
      "Cada mentira que decimos incurre en una deuda con la verdad. Tarde o temprano, esa deuda se paga" - Valery Legasov, 'Chernobyl'

      Comentario


      • #18
        Charlie, tú mismo me das la razón en tu post:
        Bueno, tampoco te estoy contradiciendo

        Lo que importa desde el punto de vista técnico es que el FAL argentino tiene mayor potencia de fuego ya puede ofrecer una cadencia de tiro superior (gracias al modo automático), porsupuesto que este modo tiene sus limitaciones -como todas las armas individuales de 7.62x51- pero en teoría los argentinos si podían sacarle mejor provecho al modo auto pues usualmente eran estos los que estaban en posiciones defensivas preparadas.

        saludos cordiales
        tanktech.wordpress.com

        Comentario


        • #19
          Vale

          Continuando con el tema:

          Originalmente publicado por economista
          en cambio los argentinos estaban insuficientemente abrigados
          No necesariamente. Los cortavientos y casacas (Dubon - la casaca invernal oficial de la IDF - fabricadas bajo licencia/compradas en Israel) que usaban las guarniciones del EA eran bastante buenas: acolchadas e impermeables, en su mayoría. Y las botas, de fabricación argentina, eran muy superiores a las botas de suela directamente moldeada (DMS) utilizadas por los británicos, que carecían de atributos de diseño tan básicos como soporte arqueado e impermeabilización y que resultaron nefastas para los pies de muchos combatientes del bando británico durante el famoso yomp - o marcha - dadas las cargas que tenían que llevar a cuestas (de entre 50 y a veces hasta 70kg) a campo traviesa.

          Las botas británicas eran tan malas que se desintegraban por lo agreste del terreno, ocasionando graves daños a los pies de sus portadores. Así tenían que marchar - y pelear - los tipos. Los británicos no eran máquinas asesinas que cumplían una cuota de acribillar a 20 'colimbas' por día sin despeinarse y luego se replegaban a tomar té con biscuits. También sufrieron y la pasaron mal, igual (o en muchos casos, incluso peor) que los argentinos.

          El problema de los argentinos era que:
          • no estaban aclimatados al frío; salvo el extremo sur, el clima en general en el continente es bastante templado y de hecho, muchos de los conscriptos enviados al archipiélago provenían de las regiones semi-tropicales del norte del país.
          • no se movían - por tanto no generaban calor - por el hecho de haberse restringido a posiciones estáticas (trincheras), con lo cual les era difícil combatir los efectos de la humedad y el frío. Ello, sumado a la pobre alimentación que recibían y al hecho de que estar constantemente apoyado sobre superficies húmedas deteriora la vestimenta y hace que el cuerpo pierda calor rápidamente, naturalmente les impedía lidiar con los elementos de forma apropiada.


          Ninguno de los dos bandos estaba especialmente preparado para combatir en condiciones árticas en el teatro del Atlántico Sur; del bando británico también hubo problemas con la ropa protectora y en muchos casos, los mismos combatientes tuvieron que suplir las deficiencias de la vestimenta estándar con implementos propios de origen civil. En el caso de los argentinos, lo que realmente los perjudicó no fue tanto la ropa que usaban, sino el hecho de tener que permanecer estáticos en trincheras que se llenaban de barro, agua y hielo y a una serie de problemas de índole social y de cultura institucional que ya se han discutido en este foro.

          Respecto de las miras nocturnas en ambos bandos, los modelos más extendidos eran equipos GEN1 montados en fusiles, respectivamente AN/PVS2 Starlight de fabricación estadounidense y SS20 IWS de origen británico. En capacidades - y limitaciones - ambos modelos eran mayormente equivalentes, con la salvedad de que, como se ve en la foto a continuación, la Starlight es algo más compacta y liviana y los argentinos tenían más a su disposición:

          (ambos son L1A1 SLR, ojo - australiano y británico. Lo que importa son las miras)

          Tanto la IWS (Individual Weapon Sight - cuyo nombre es engañoso, pues "individual" implica que cada fusilero tenía una, lo cual no era ni remotamente el caso) como la Starlight son intensificadores de luz pasivos y poseen un alcance de visión de 400m bajo condiciones ideales (luz de luna) y 300m bajo luz de estrellas.

          Durante el asalto a Mt. Harriet, además de tener una mayor cantidad de miras nocturnas montadas en fusiles (distribuidas entre las 5 compañías de fusileros de los defensores, la mayoría nuevas y operativas), los argentinos disponían de dos visores para observación de largo alcance AN/TVS4 (GEN2), con lo cual tenían la posibilidad de avistar a los británicos a más de 1,200m de distancia en condiciones no ideales (2,000m bajo luz de luna). Aun así, los británicos se las ingeniaron - utilizando lo que tenían a su disposición como medios enceguecedores, tales como bengalas, fuego de ametralladora y misiles MILAN - para negarle la superioridad en equipos de visión nocturna a los argentinos y tomar la posición. Si mal no recuerdo, en las posiciones fortificadas del R.I.7 (Infantería de Marina) en Mt. Longdon fueron capturadas seis ametralladoras pesadas Browning M2B de 12.7mm, todas equipadas con miras nocturnas pasivas, media docena de visores individuales y 3 miras NV montadas en FAL (con las que los fusileros argentinos pudieron hacer fuego tan preciso que los británicos pensaron que se trataba de francotiradores).

          Los argentinos también tenían más NVGs individuales de 2nda generación (AN/PVS4 y PVS5) a su disposición que los británicos (en el caso del bando británico, estos estaban asignados más que todo a unidades especiales, mientras que los argentinos los repartieron incluso entre compañías de ingenieros). Aquí un AN/PVS5 capturado a los argentinos durante el asalto a Mt. Longdon:


          Recuerdo haber leído la impresión de un oficial del 3 Para respecto del equipamiento NV argentino, en particular sobre los goggles individuales PVS5 capturados, con los cuales se podía avistar e identificar claramente (por rasgos faciales, en vez de la imagen granulosa de los sistemas de primera generación) a un individuo a 30m de distancia a través de 2 láminas de vidrio (que distorsionan la luz) sin mayor problema.

          Eso de los "pobrecitos argentinos mal equipados" vencidos por "superhombres ingleses bien apertrechados" es puro mito: el equipamiento individual era comparable - y en algunos casos, muy superior, como en el caso de las botas - al británico y además tuvieron cuando menos 10 semanas para preparar posiciones defensivas muy elaboradas, ocupando el terreno elevado (y todas las ventajas que ello implica). Los problemas de los argentinos y las razones de su derrota en combate están más relacionados a temas de doctrina, entrenamiento y cultura (es cosa de ver el trato que muchos oficiales le daban a sus tropas - ni les proveían de ropa seca de recambio, a pesar de que luego de la rendición se encontraron stocks completos de uniformes nuevecitos sin usar... para no hablar de la mala alimentación (mientras los oficiales recibían paquetes de raciones que incluían golosinas, cigarrillos y whisky) y las torturas físicas y psicológicas que impartieron entre la tropa, por las cuales hasta el día de hoy se le sigue proceso judicial a varios acusados) que a equipamiento individual propiamente tal. Las restricciones en líneas de suministros y demases afectaron por igual a ambos bandos, con la salvedad de que los británicos tenían que combatir con lo que llevaron al teatro de operaciones, nomás (los que tomaron las posiciones elevadas alrededor de la capital lo hicieron con entre 48 y 72 horas de privación de sueño y alimento y en muchos casos, con apenas 2 cacerinas de munición en el bolsillo; que si los argentinos resistían un día más, probablemente los británicos no hubieran tenido con qué más presionar el ataque, salvo piedras).
          Editado por última vez por ChrisBV; https://www.defensa.pe/member/5973-chrisbv en 11/05/12, 13:48:20.
          "Cada mentira que decimos incurre en una deuda con la verdad. Tarde o temprano, esa deuda se paga" - Valery Legasov, 'Chernobyl'

          Comentario


          • #20
            Interesante. Siempre se supo que si los argentinos hubieran presionado más a los británicos en San Carlos, la invasión hubiera tenido que cancelarse, ahora se puede ver que igual situación se dió en tierra ... es decir, los británicos apostaron a una intervención dura y rápida para definir la situación en "una"; ¿no fueron capaces de calcular ello los oficiales argentinos?.

            Cambiando de escenario, en el Cenepa ¿qué le faltó a Ecuador para dominar la situación?, a la luz de análisis posterior se pudo dejar claro de que equipamiento, suministro y stock tenían.

            Saludos.
            si alguien te golpea la mejilla derecha ... ve y aprende karate

            nunca falta alguien que sobra

            Comentario

            Trabajando...
            X