Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Ases de la SGM

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Ases de la SGM



    Nota preliminar
    El autor de modo alguno intenta hacer un reconocimiento, explícito o implícito, al régimen nacionalsocialista alemán (1933-45). El objetivo de este artículo es rescatar la figura de un eximio piloto, envuelto en circunstancias políticas e históricas que en mucho lo excedían, y cuya historia es un ejemplo del coraje, y tenacidad y determinación de muchos aviadores. A estos -en su momento- jóvenes pilotos, que arriesgaron sus vidas sobre los cielos de Europa, sin distinción de nacionalidades, está dedicado este artículo.


    Johannes Steinhoff, en uniforme de servicio.
    Nótese la Cruz de Caballero y los distintivos de campaña. (Bundesarchive)


    Los Comienzos.
    Aproximadamente un año antes de que volviesen a sonar los cañones en Europa, silenciados desde la guerra francoprusiana, nacía en Turingia (Bottendorf) Johannes Steinhoff. Hijo de un molinero y una ama de casa, recibió una tradicional educación.
    El joven Johannes demostró interés por las lenguas extranjeras, estudiando en la universidad de Jena. Sin embargo, durante el rearme alemán ingresó a la Kriegsmarine (Marina de Guerra) en 1934. Pero al ver el desarrollo que tenía la aviación (recuérdese que la Kriegsmarine perdió su Arma Aérea en ese entonces) solicitó su transferencia a la Luftwaffe (Fuerza Aérea).
    Allí recibió instrucción como aviador de caza, y comenzó su meteórica tarea. El estallido de hostilidades en 1939 lo encontró como staffelkaptain, asignado a la 10/JG26, de donde posteriormente se lo transfirió a la NJG1, una escuadrilla experimental de caza nocturna. Un conjunto de errores técnicos y tácticos determinaron que esta parte de su carrera no fuese demasiado brillante; de todos modos, Steinhoff no era partidario de las unidades de caza nocturna. Tras su paso por la NJG1, regresó a comandar unidades de caza diurna, en la JG26.

    Subiendo a un FW 190

    Piloto de Combate
    Durante los intensos días de la Batalla de Inglaterra, voló con la JG52. Luego llegó a ser comandante de Hans Joachim Marseille, quien se destacaría luego en África. El año de 1941, ya como Oberleutnant, le depararía su victoria número 35, y la Ritterkreuz (cruz de caballero), a la que luego agregaría hojas de roble. Fue transferido a Rusia, donde aumentó sus victorias, para luego participar de los estertores de la campaña africana. En Rusia pudo apreciar que los soviéticos, si bien tenían coraje de sobra, eran rudimentarios en sus tácticas, repetitivos y poco confiados en la iniciativa individual. Usualmente en inferioridad numérica, Steinhoff y sus numerales salían victoriosos. Ya en África se encontraría con su némesis: los bombarderos Boeing B-17 Flyingfortress. Pudo apreciar el poder de las fortalezas volantes, y comenzó a pensar que sería difícil, sino imposible, contrarrestarlas.
    Concluída la campaña africana, comprobó su teoría. Los bombardeos diurnos estadounidenses arrasaban con la estructura militar y fabril de Alemania. Los pilotos de caza se vieron entre la espada y la pared: defendieron a brazo partido la Vaterland, pero el problema se encontraba mas arriba. Más precisamente en Hermann Goering y su séquito, que eclipsaron a los más brillantes planificadores (por ejemplo Milch) y ejecutores (por ejemplo, Galland) que tenía la Luftwaffe.



    Pero Europa era asaltada por todos los flancos, y Steinhoff se encontró en Italia, donde alcanzó su victoria 167ma, y las espadas para su cruz de caballero. Tras una discusión de un grupo de oficiales superiores de la Luftwaffe, liderados por el Gral. Adolf Galland, con el Reichsmarschall Goering -que injustamente los acusaba de cobardía-, Steinhoff estuvo al borde de un Consejo de Guerra. Empero, fueron "indultados", pero destinados como castigo a la JG7. Esta unidad era la primera en contar con el Me 262, primer avión de combate a reacción del mundo. Quizás, entonces, hubiesen encontrado la forma de frenar a los B-17. Pero ya era tarde... a su vez, los jets eran inseguros. De todos modos, siguieron volando, aún sabiendo que la guerra estaba perdida. Apelaron, en última instancia, a una estrategia de la Primera Guerra Mundial: congregar a los ases en escuadrones de Elite, y dotarlos de los mejores aparatos. Así, 1945 lo encuentra a Steinhoff en la JV-44, y con el rango de Oberst (Coronel). Una meteórica y distinguida carrera para un piloto de 31 años, aún de rasgos joviales. Un oficial orgulloso, reconocido por sus circunstanciales adversarios por el correcto trato que les dispensaba, y por su innata habilidad en el vuelo de caza.
    El 17 de Abril de 1945, un cráter no marcado provocó la explosión en el despegue de su Me 262. El avión, tras el impacto, estalló en llamas. Steinhoff a duras penas pudo salir del aparato. Su estado era poco promisorio. Tras luchar por su vida, los médicos intentaron reconstruirle la cara y las manos, con escaso éxito. Debería llevar la marca del accidente por el resto de su vida.


    El Me 262 tras el accidente (Col. Steinhoff)


    Tras el silencio de las Armas, la Guerra Fria.
    La posguerra lo encontró a Steinhoff sometiéndose a dolorosas y numerosas -más de ochenta- reconstrucciones faciales. Obligado a ganarse el sustento para él y su familia -casado, con dos hijos- en una Alemania arrasada, consiguió trabajo como redactor de anuncios publicitarios.
    Pero Alemania Occidental, con ayuda aliada y, sobre todo, con el callado esfuerzo de un pueblo laborioso, renacía tras la devastación. Sin embargo, la Guerra Fría campeaba, y Alemania Occidental sería el campo de Batalla hipotético por casi cuatro décadas. Es por eso que renacieron las fuerzas armadas alemanas (Bundeswehr), entre las que se encontraba la Bundesluftwaffe. La nueva fuerza aérea necesitaba oficiales; se privilegió tanto la capacidad técnica como la probidad moral de los candidatos. Así, Steinhoff fue convocado como Oberst de la nueva Luftwaffe, recibiendo entrenamiento de recalificación en Estados Unidos y regresando al Arma de Caza.

    Junto a pilotos de la nueva Luftwaffe. Steinhoff es el tercero desde la izquierda. Junto a él, Hartmann y Rall, otros ases de la Luftwaffe.
    Nótese el overall con escudo de la USAF en el piloto de la derecha. (Bundesarchive)



    Ascendió a General en 1958, y a Mayor General en 1962. Durante los tensos días de la crisis de los misiles, fue agregado militar al Comité Militar de la NATO en Washington DC. En 1965, alcanzó el grado de Teniente General y, con él, el Comando en Jefe de las Fuerzas Aéreas Aliadas en Europa Central, para pasar, un año después, al Comando de la Bundesluftwaffe. Bajo su gestión, los alemanes recuperaron el orgullo en su Fuerza Aérea.
    Muchos alemanes se acostumbraron a ver su cara remendada, su irregular bigote en los noticieros. Su sonrisa franca que denotaba la satisfacción del deber cumplido: bajo su gestión se modernizó la Luftwaffe, se obtuvo una inserción más asertiva en la estructura militar occidental. También se revisaron los manuales de entrenamiento y procedimiento, con lo que se pudo poner fin a una serie de lamentables accidentes con el Lockheed F-104 Starfighter.

    General Steinhoff, circa 1969 (Luftwaffe)


    El pináculo de su carrera fue en 1971, cuando recibió en ascenso a General (4 Estrellas) y la posición de Presidente del Comité Militar de la NATO. Allí concluyó años más tarde su carrera activa. Falleció en 1994, y está enterrado en su ciudad natal.
    Esta fue, en síntesis, la vida de este piloto, que sirvió durante años turbulentos, con una total entrega a su país. En la posguerra, y pese a las secuelas de su horrible accidente, fue un pilar de la recuperación militar alemana y la integración militar Europeo Occidental.
    Muchos lo recordarán por sus cicatrices, por sus condecoraciones... por sus 993 misiones de combate, sus más de 160 derribos... pero merece per se un lugar como símbolo del espíritu y la tenacidad humana. Sobre todo, por haber comprendido la dimensión humana de los problemas: un Comandante en Jefe Respetado, un bravo piloto y el primer alemán en ocupar la presidencia del Comité Militar de la NATO.


    (*) Abogado, Master of Laws.
    Editor Asociado, www.FuerzasNavales.com
    [img]http://img523.imageshack.us/img523/1703/avataramilitarycn4.gif[/img]
    PeruDefensa.com
    http://perudefensa.com
    Foro FDRA
    http://fdra.superforos.com

  • #2
    Adolf Galland es sin duda el personaje más interesante de todas las fuerzas Aéreas de esta guerra, además de ser uno de los pilotos con mas derribos en Inglaterra y Europa. Una de las curiosidades de este singular piloto era que siempre estaba fumando puros incluso cuando pilotaba su Bf 109, es famoso por ser el único piloto de la Luftwaffe que llevaba un encendedor de cigarros en su avión. Amaba la buena vida y hizo pintar en su avión uno de los emblemas mas famosos de la guerra: Una versión de Mickey Mouse blandiendo un hacha y una pistola y fumándose un puro. Una de las anécdotas de este piloto es que una vez casi fue derribado mientras cuado llevaba su Bf 109 cargado hasta los topes con botellas de champán para una fiesta. Le gustaba emplear eficazmente el uso de la fuerza de caza alemana y era uno de los mejores lideres de escuadrón. Al igual que Mölders su bautismo de fuego fue en la guerra civil española y fue instructor en la aun secreta Luftwaffe de los años 30. El ministerio del Aire Alemán lo reclamo y puso a Werner Mölders en su lugar quien luego seria su gran amigo y rival en cuanto al número de derribos. En Noviembre de 1941 el Mariscal del Reich (Göring) lo ascendió a "General der Jagdflieger" para reemplazar a Mölders, esto le obligo a dejar de volar, la cual cosa no le hizo gracia y llego a enfrentarse a menudo con el mismo Mariscal del Reich. Galland creía en la defensa de grupo de aviones mientras que Göring pensaba en que nunca se debía abandonar la ofensiva. Defendía plenamente a sus muchachos de las acusaciones de Göring de ******** y se enfrento a el, la cual cosa le hizo cesar de su puesto de General de pilotos. Pero como no hay mal que por bien no venga esto le permitió volar de nuevo en enero de 1945 cuando le permitieron formar un escuadrón de élite con los nuevos cazas a reacción Me 262. Acabo la guerra con 104 derribos y la mayor recompensa de todo piloto de la Luftwaffe: La cruz de caballero con hojas de roble espadas y diamantes.



    Comentario


    • #3
      Aca les dejo un link detallado de todos los derribos de este notable as de combate aleman
      http://www.alahispania.com/articulos...aAgalland.html

      Comentario


      • #4
        Otro notable as de combate aleman

        Hans-Ulrich Rudel, nació en Silesia en 1916, hijo de un pastor protestante. En 1936, después de una educación elemental muy deficiente porque Hans era más deportista que estudiante, decidió ingresar como cadete en la Luftwaffe. Inicialmente había solicitado su admisión en la escuela de bombardeo en picada, pero fue clasificado como observador de reconocimiento de larga distancia debido a su limitada preparación escolar.

        Al comenzar la guerra, Hans se encontraba en el servicio de reconocimiento aéreo y con el grado de segundo teniente fue enviado a Polonia donde realizó varias operaciones de larga distancia. El desempeño de Hans le hizo merecedor de la Cruz de Hierro de Segunda Clase la cual le fue impuesta el 11 de octubre de 1939. Gracias a su incipiente pero prometedora hoja de servicios fue admitido en mayo de 1939, en la escuela de bombardeo en picada, cumpliendo así su anhelo de pilotar un Stuka. Luego de un intensivo entrenamiento fue enviado a la Escuela de Entrenamiento de Stuttgart. Una vez completada la segunda fase de su preparación fue enviado al Frente Occidental con el grado de primer teniente. Esta vez su desempeño no fue suficiente para obtener algún reconocimiento por parte de sus superiores.

        Cuando el Alto Mando Alemán planificó el asalto a la isla de Creta, Rudel estaba asignado al 2do Grupo, 1er Escuadrón de Bombardeo que fue puesto en reserva y no tuvo oportunidad de ver acción durante esa campaña.

        En 1941, con la puesta en marcha de la Operación Barbarossa en Rusia, Hans Rudel estuvo destacado en el Grupo de Ejércitos Norte, concretamente en el Báltico y la zona de Leningrado, volando su primera misión de combate el 23 de junio, demostró que tenía cualidades de piloto que lo destacaban de sus compañeros. Sin embargo, a sus superiores les preocupaba que Rudel tuviera la costumbre de picar hasta muy baja altura para asegurar el blanco, pero su arrojo y habilidad demostrada en las misiones le hizo merecedor de la Cruz de Hierro de Primera Clase, condecoración que recibió el 18 de julio de 1941.

        El 23 de setiembre Hans participó en el ataque a la flota rusa en el Báltico, que se encontraba fondeada en la bahía de Kronstadt, en la zona de Leningrado. En esta operación Rudel hundió al acorazado Marat con una bomba de 1000 Kg que hizo estallar la Santabárbara del buque soviético.

        Para el mes de diciembre ya había volado más de medio millar de misiones con gran éxito y al finalizar el año, el 30 de diciembre, fue condecorado con al Cruz Alemana en Oro. Quince días después, el 15 de enero de 1942 recibió la Cruz de caballero y retirado del frente para que la Luftwaffe pudiera utilizar su experiencia en el entrenamiento de nuevos pilotos.

        Rudel fue enviado a Graz donde dictó conferencia a jóvenes prospectos de la Luftwaffe, pero no era esa la meta de Rudel, que ansiaba regresar al frente. Luego de insistir, sus superiores decidieron enviarlo como jefe del 1er Escuadrón, del 1er Ala del 2do Grupo Stuka que estaba estacionado en el sector de Stalingrado.

        En febrero de 1943, Después de volar su misión número 1000, Rudel fue nuevamente retirado del frente, pero con la misión de probar el nuevo Stuka Ju 87D-3, llamado "Destructor de Tanques" que estaba equipado con dos cañones Rheinmetall-Borsig de 37 mm. El nuevo avión sería el que conformaría el Panzerjagdkommando Weiss, que tendría su base de operaciones en Briansk. El nuevo Stuka fue volado por Rudel y su escuadrón en el Mar Negro contra las embarcaciones de desembarco soviéticas. En tres semanas, Hans Rudel destruyó 70 embarcaciones soviéticas con el nuevo avión y por sus méritos recibió las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero, pero nuevamente rechazó el ser retirado del frente.

        Durante la operación Zitadele estuvo asignado como apoyo a la 3ra División Panzer-SS "Totenkopf" y en la primera misión, con los nueve Stukas Ju 87 G-1 de su unidad, Rudel destruyó 12 tanques en el primer día. Rudel desarrolló nuevas tácticas de ataque que fueron utilizadas en el entrenamiento de una nueva unidad destructora de tanques. En octubre de 1943, los Stukas fueron nuevamente modificados y la nueva unidad fue designada Ju 87G-1 (Panzerknacker o Kanonenvogel) y enviada a al Frente del Este.

        El 25 de octubre de 1943, Rudel recibió las espadas para su Cruz de caballero con Hojas de Roble y como era de rigor le solicitaron ser retirado del frente, pero como en las anteriores oportunidades aceptó la condecoración bajo la condición de que permanecería con su unidad. En marzo de 1944 fue ascendido a Coronel al alcanzar las 1500 misiones de combate.

        La suerte que acompaño a Rudel durante todos esos años. Aterrizó detrás de las líneas para ayudar a unos compañeros y no pudo despegar nuevamente. Sus camaradas y su compañero ametrallador no lo lograron, incluso Rudel, quien se encontraba herido en un pie, debió caminar para llegar a las líneas alemanas.

        El 29 de marzo recibió las más alta condecoración alemana, los Diamantes para su Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas, nuevamente bajo la condición de no ser retirado del frente. En noviembre de 1944, el Mayor Rudel fue herido nuevamente mientras volaba cerca a Budapest, esta vez por un impacto en la pierna, pero eso no fue suficiente para mermar el arrojo de Rudel. Las acciones destacadas de Hans continuaron obligando haciéndose merecedor de la Cruz de Caballero con Hojas de Roble en Oro, Espadas y Diamantes, que le fue impuesta el 01 de enero de 1945. Esta condecoración de la cual Hans Rudel es el único que la recibió, fue instituida para ser otorgada a sólo 12 oficiales, después de la guerra. Como ya era costumbre en él, la aceptó bajo la condición de no ser retirado del frente. Sin embargo, al poco tiempo Hitler ordenó que Hans Rudel no realizara más operaciones de combate. Rudel desobedeció las órdenes del Führer y sus éxitos fueron otorgados a su escuadrón para evitar que fueran conocidas por el alto mando.

        En febrero de 1945, Hans es herido por tercera vez, esta vez la gravedad de la herida era evidente. Fue impactado por artillería antiaérea en la pierna volando en el área de Frankfurt. Logró aterrizar y enviado a un hospital, donde los médicos decidieron que era necesario amputarle la pierna para salvarle la vida. Eso no detuvo a Rudel, quien después de convalecer en Berlín recibió una pierna ortopédica y regresó a su unidad en el frente.

        Siguió comandando su unidad hasta el último día de la guerra. El 8 de mayo de 1945, tras la capitulación de Alemania Rudel voló con su escuadrón hasta la zona americana para rendirse, evitando así caer en manos de los rusos. Para entonces Rudel había volado 2530 misiones de combate, de las cuales unas 400 las hizo en un caza FW 190 obteniendo 11 derribos. Con su Stuka destruyó 519 tanques, 150 piezas de artillería, 1000 vehículos de varios tipos, 70 embarcaciones, el Acorazado Marat, dos Cruceros y un destructor.

        Fue liberado por los Aliados después de un corto período de interrogatorios y pasó un tiempo recuperándose en Bavaria. En 1948, Hans Rudel viajó a Argentina donde trabajó para la industria aeronáutica con otros pilotos alemanes, incluso Adolf Galland. Publicó dos libros, ir Frontsoldaten zur Wiederaufrüstung" (Nosotros, soldados del frente y el rearme de Alemania) donde dijo que volvería a pelear contra los bolcheviques si fuera llamado nuevamente y "Dolchstoß oder Legende" (Mito o Puñalada) en el que dice que los que intentaron matar a Hitler fueron unos traidores. Después de la guerra Rudel siguió siendo una nacionalsocialista, como lo fue durante el servicio.

        Hans Rudel regresó a Alemania en 1951 para publicar su diario de guerra titulado "Trodzdem (Sin embargo)." Se mantuvo activo en la industria y fue candidato ultra conservador, pero no tuvo éxito. Murió en Rodenheim, Alemania en 1982 a la edad de 66 años. Su Cruz de caballero fue subastada en US$ 35.000,00.
        Editado por última vez por Amur; https://www.defensa.pe/member/675-amur en 20/06/07, 10:50:10.

        Comentario


        • #5
          Excelente todo el material!!
          [img]http://img523.imageshack.us/img523/1703/avataramilitarycn4.gif[/img]
          PeruDefensa.com
          http://perudefensa.com
          Foro FDRA
          http://fdra.superforos.com

          Comentario

          Trabajando...
          X