Anuncio 2

Colapsar

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana ¿quién perdió más?

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Midheridoc
    respondió
    Originalmente publicado por blackjack Ver Mensaje
    Quisiera aqui citar unas hermosas letras de Basadre en relacion a la marcha "Ataque de Uchumayo" que se toca hasta hoy en las FFAA , esta marcha fue creada por personal de tropa de Salaverry luego de dicha batalla
    Tradiciones Peruanas de Ricardo Palma

    La Salaverrina (ver video)

    El 23 de febrero de 1835 un joven de 28 años de edad, pues nació en Lima el 2 de mayo de 1806, y que recientemente había obtenido el ascenso a general de brigada, alzaba en la fortaleza del Callao la bandera de la revolución contra el gobierno del presidente constitucional don Luis José de Orbegoso. Al día siguiente el pueblo de Lima armonizó con la causa y principios proclamados por el flamante jefe supremo.

    Mal inspirado el gobernante legítimo, solicitó y obtuvo la alianza de nación vecina, y tropas extranjeras con el carácter de aliadas pisaron el territorio peruano. Así desnacionalizó Orbegoso su causa, y la del revolucionario general Salaverry ganó en prestigio, pues toda la juventud se agrupó en torno del pabellón de la patria, simbolizado en el joven caudillo. El país se hizo salaverrino.

    Salaverry, inteligente, simpático, honrado y bravo como un Ney o un Murat, un Necochea o un Córdoba, era el ídolo del soldado. La rigurosa disciplina establecida por él en su pequeño ejército, dio por fruto militares pundonorosos y valientes hasta el heroísmo.

    En agosto de ese año los 2 mil hombres que componían el ejército estaban acantonados en Bellavista, pueblecito situado a 2 millas cortas del Callao, donde el general Salaverry con infatigable constancia se ocupaba en ejercicios militares y en los últimos arreglos para emprender campaña contra el invasor.


    Salaverry, que en su niñez había sido alumno del conservatorio de música que hasta 1820 tuvieron los agustinos del convento de Lima, encontraba poco bélicas las marchas y pasos dobles que tocaban las dos únicas bandas militares de su ejército, y encargó a los jefes de batallón que estimularan a los músicos mayores para que compusieran algo que enardeciera el ánimo del soldado, arrastrándolo con irresistible impulso a morir defendiendo el honor de su bandera. Él quería otra Marsellesa, otro Himno de Riego, o algo siquiera como el Himno de Bilbao; música, en fin, de esa que hace hervir la sangre en las venas y que crea o improvisa valientes.

    Ya en 2 ocasiones las bandas militares habían tocado, en la retreta que 2 noches por semana daban a la puerta de la casa ocupada por Salaverry, marchas o pasos dobles, compuestos por músicos reputados en el país; pero el General dijo en tales oportunidades:
    - ¡Eh! Esa música será muy buena para bailar boleros y zorongos, pero no para que los hombres se hagan matar.

    Una noche, sonadas ya las 9 y concluida la retreta, el capitán bajo cuyas órdenes iban las 2 bandas, se acercó, como era de ordenanza, al jefe supremo, y cuadrándose militarmente le dijo:
    - Mi general, con su permiso van a retirarse las bandas a su cuartel.
    - Está bien -contestó lacónicamente Salaverry.

    Las 2 bandas, al ponerse en movimiento, rompieron en una marcha alegre, entusiasta, en la que había algo de fragor de combate y diana de victoria, marcha guerrera, en fin, que repercutió en los nervios de Salaverry, quien echó a andar tras de los músicos y entró junto con ellos en el cuartel.
    - Coronel -dijo, dirigiéndose a Vivanco, que era el subjefe de estado mayor-. ¿Qué músico ha compuesto ese paso de ataque?
    - Aquí lo tiene vuecelencia -contestó Vivanco haciendo adelantar a un mulato de 25 años y de aspecto simpático, a pesar de que lucía un abdomen como un tambor.
    - ¿Cómo se llama esta marcha, mi amigo?- le preguntó el jefe supremo, sonriendo ante la obesidad del músico.
    - La Salaverrina, mi general.
    - ¿Y el nombre de usted?
    - Manuel Bañón, servidor de vuecelencia.
    - Pues, señor Bañón, lo felicito; porque ha compuesto un paso doble que llevará a mis tropas a la victoria. Desde hoy queda usted nombrado director de las bandas del ejército, con sueldo de capitán. Deme usted la mano.

    Y el heroico Salaverry, el ídolo de la juventud limeña, dio una empuñada al humilde músico; y volviéndose al coronel de carabineros de la Guardia, que se alistaba para realizar con 260 hombres la ocupación de Cobija, añadió en voz baja:
    - Quiroga, toma 6 onzas de oro de la caja de tu batallón y obséquiaselas a Bañón.

    Y La Salaverrina no se volvió a tocar por las bandas del ejército hasta el 4 de febrero de 1836 en el reñidísimo combate del puente de Uchumayo, en que salió derrotado y herido el general boliviano Rallivián, dejando 315 muertos y 284 prisioneros. El coronel Cárdenas fue el héroe del combate.

    Salaverry ordenó que desde ese día, La Salaverrina del músico limeño Manuel Bañón se conociera con el nombre de El Ataque de Uchumayo. Ha transcurrido más de medio siglo y el paso doble de Uchumayo sigue siendo el predilecto del soldado peruano.


    Aquí deberíamos dar por concluida la tradición; pero habrá lectores que nos agradezcan el que por vía de epílogo les demos a conocer el éxito de la revolución encabezada por Salaverry.

    El 7 de febrero, esto es, 3 días después del triunfo de Uchumayo, se dio la batalla de Socabaya. Eran las 9 am cuando la división boliviana del general Sagárnaga rompió fuego de cañón y fusilería sobre los batallones Chiclayo y Victoria, a órdenes del coronel Rivas, que habrían sido arrollados sin la oportuna y vigorosa carga del escuadrón húsares, mandado por el bizarro Lagomarsino, que perdió en ella la mitad de su gente.

    Los cazadores de la Guardia y los cazadores de Lima, mandados respectivamente por los coroneles Oyague y Ríos, se lanzaron con denuedo sobre los 3 cuerpos bolivianos que tenían al frente. Oyague y Ríos cayeron muertos a la cabeza de sus batallones.
    Los batallones 1ero y 2do de carabineros, mandado el último por un hermano de Salaverry, se dejaron envolver por los dispersos; y lo mismo sucedió en las filas enemigas con 3 cuerpos bolivianos. Así la infantería peruana como la boliviana desaparecieron del campo.

    En este momento 2 escuadrones bolivianos cargaron sobre granaderos del Callao, que se desordenó al caer muerto su gallardo coronel don Pedro Zavala, hijo del marqués de Valleumbroso; pero los coroneles Boza y Solar, al frente de los famosos coraceros de Salaverry, dieron tan impetuosa carga sobre la caballería de Santacruz que la desbarataron por completo. En esta arremetida el valiente general Salaverry, lanza en mano, alentaba a sus soldados. La victoria sonreía a los peruanos.

    La infantería boliviana estaba en total dispersión y su caballería escapaba a todo correr acosada por los coraceros. Pero al pasar éstos persiguiendo a los enemigos, el batallón 6to de Bolivia, que era el cuerpo de reserva y que estaba oculto y parapetado tras de unas tapias, hizo una descarga cerrada sobre los coraceros, matándoles cuarenta y cinco hombres y convirtiendo en derrota el que los salaverrinos creían asegurado triunfo. A las 11 am, el mismo Santacruz, desesperanzado de vencer, se había puesto en fuga con dirección al Volcán, punto asignado para reunión de los dispersos.


    En esa batalla combatieron por parte de Salaverry 1900 hombres, sin contar la artillería, compuesta de 6 piezas de montaña, que quedó a una legua del campo, perdida en unos fangales, y 2 compañías, mandadas por el comandante Deustua, que escoltaban a aquéllas. El ejército boliviano constaba de 2200 hombres, sin incluir los 700 de la división Quirós, que llegó a Socabaya 2 horas después de cesado el fuego.

    La batalla fue la más sangrienta que registra la historia patria: pues se estimó en un 35% el número de los que por ambos ejércitos quedaron fuera de combate. En Waterloo, Wellington con 128,000 hombres venció a los 72,000 de Napoleón, y hubo 50,000 bajas; es decir, el 25% del total de combatientes. En nuestra clásica batalla de Ayacucho, en que por ambas partes fueron 15,000 hombres los que entraron en acción, hubo 3,600 entre muertos y heridos, o sea el 24%.


    Prisionero Salaverry, fue fusilado por el vencedor extranjero en la plaza de Arequipa, a las 5 pm del 18 de febrero, en unión del general Fernandini, de los coroneles Solar, Cárdenas, Rivas, Carrillo y Valdivia, y de los comandantes Moya y Picoaga, hijo del brigadier español Picoaga, fusilado por Pumacahua. Todos recibieron la muerte sin revelar la menor flaqueza de ánimo


    Saludos
    Midheridoc

    .

    Dejar un comentario:


  • blackjack
    respondió
    Ataque de Uchumayo

    Quisiera aqui citar unas hermosas letras de Basadre en relacion a la marcha "Ataque de Uchumayo" que se toca hasta hoy en las FFAA , esta marcha fue creada por personal de tropa de Salaverry luego de dicha batalla y segun Basadre solo clarines y tambores la tocan "clarines y tambores que parecen embriagarse con ella, como los soldados que la engendraron se embriagan con aguardiente mezclado con polvora antes de entrar en combate, tras sus jubilosas dianas, se columbran auroras, es la guerra solo con bayonetas y espadas, la guerra espectacular como un desfile, en ella estan la improvisación,el entusisasmo breve, el arrebato de la esperanza, lo mejor de la historia republicana puede ser evocado con esa marcha"
    Existen relatos en el sentido de que esta marcha viril y entusiasta fue tocada por nuestras bandas el 2 de Mayo en el Callao, en el contraataque victorioso de Tarapaca, y en Miraflores cuando el cuerpo de ejercito de Caceres se lanza fuera de sus parapetos en una electrizante carga a la bayoneta contra las fuerzas del ala izquierda chilena que retrocedian desconcertadas.

    Saludos.

    Dejar un comentario:


  • blackjack
    respondió
    Originalmente publicado por Montecristo Ver Mensaje
    Midheridoc, no los manda fusilar Orbegozo lo manda a fusilar Santa Cruz. ademas, Orbegozo era en lo que en terminos actuales se podria decir un calzonudo, minimo un candelejon, si bien es deplorable el golpe que le da Salaverry al parecer fue la excusa perfecta de Santa Cruz y Orbegozo el tonto util, aunque sin ir muy lejos Gamarra ya estaba en tratativas con Sta Cruz y su proyecto confederativo.

    En tal sentido como en la actualidad nuestro siempre convulso sur y sus absurdas acciones nos dan que hacer y lo mismo vio Salaverry, para su mala fortuna sus tropas no fueron bien recibidas en Arequipa, cuando tenia casi todo el control del sur, a esto sumele el accionar contra el y sus oficiales, no es nada de romanticismo pero este bien llamado el primer capitan de los peruanos es para muchos una muestra de lo que debe ser un gral peruano valiente hasta el sacrificio.

    La historia ya esta escrita vencio y fue derrotado, y sin enbargo queda en el tiempo la sensacion de que el derrotado vencio al vencedor, el mismo Santa cruz años despues diria que fue un error fusilarlo.

    saludos
    Luego de la victoria en Uchumayo , Salaverry pudo haber derrotado a Santa Cruz en Socabaya si es que hubiese empezado su accion en la hora prevista en la madrugada para ocupar silenciosamente los altos de Paucarpata una posicion estrategica desde donde podia dominar al ejercito adversario( formado casi en su mayoria por fuerzas bolivianas), pero por un retrazo increible ( no lo despertaron) empezó tarde cuando aclaraba el dia y fue detectado por las avanzadas del protector quien lo ataco cuando Salaverry desfilaba delante de el en una situacion desventajosa. Salaverry era un hombre joven y audaz y vislumbro desde un primer momento quien era el verdadero enemigo, lanzando su recordado decreto que premiaba a los soldados que matasen a un boliviano y proclamando que se debian hacer clarines con las canillas de los enemigos muertos, Salaverry organizo muy rapido un aguerrido y bien equipado ejercito y con la escuadra a su favor se traslado a Arequipa con la intencion de cortar las lineas de comunicaciones de las fuerzas de Santa Cruz en un movimiento que Santa Cruz comparo con con el de Escipion el Africano,luego de Socabaya Santa Cruz mando fusilar a Salaverry y a toda su plana mayor en la plaza de armas de Arequipa...queda duda entonces para alguien de quien era el verdadero enemigo??
    Saludos.
    Editado por última vez por blackjack; 22/08/2010, 10:34:47.

    Dejar un comentario:


  • Montecristo
    respondió
    Pero...

    Midheridoc, no los manda fusilar Orbegozo lo manda a fusilar Santa Cruz. ademas, Orbegozo era en lo que en terminos actuales se podria decir un calzonudo, minimo un candelejon, si bien es deplorable el golpe que le da Salaverry al parecer fue la excusa perfecta de Santa Cruz y Orbegozo el tonto util, aunque sin ir muy lejos Gamarra ya estaba en tratativas con Sta Cruz y su proyecto confederativo.

    En tal sentido como en la actualidad nuestro siempre convulso sur y sus absurdas acciones nos dan que hacer y lo mismo vio Salaverry, para su mala fortuna sus tropas no fueron bien recibidas en Arequipa, cuando tenia casi todo el control del sur, a esto sumele el accionar contra el y sus oficiales, no es nada de romanticismo pero este bien llamado el primer capitan de los peruanos es para muchos una muestra de lo que debe ser un gral peruano valiente hasta el sacrificio.

    La historia ya esta escrita vencio y fue derrotado, y sin enbargo queda en el tiempo la sensacion de que el derrotado vencio al vencedor, el mismo Santa cruz años despues diria que fue un error fusilarlo.

    saludos

    Dejar un comentario:


  • Midheridoc
    respondió
    Originalmente publicado por Montecristo Ver Mensaje
    tras consumar el vil e inhumano asesinato de Salaverry, tras habersele prometido un juicio justo y respeto a la vida.
    .
    Originalmente publicado por blackjack Ver Mensaje
    debemos dar las gracias a Felipe Santiago Salaverry quien lucho y murio por evitar el desastre que la confederacion hubiese significado para nuestra nacion
    .
    Señores, No olviden que es la traición de Salaverry lo que precipita la invitación del presidente Orbegoso a Santa Cruz.
    Orbegoso lo había dejado en Lima como Inspector del Ejército, a pesar que algunos le advirtieron que era un gran peligro por su ambición.
    Así, mientras Orbegoso se encontraba en el sur, Salaverry aprovechó la oportunidad para proclamarse Jefe Supremo de la República, el 22 de febrero de 1835, bajo el pretexto de que el Perú estaba falto de mando. La entrada de Santa Cruz al Perú es posterior a este hecho.

    Por lo tanto, Nadie con más razón que Orbegoso para querer fusilarlo, ¿era un subalterno a quien se le da confianza, y le da un golpe de estado?, nada de romanticismos, tenía que asumir sus acciones.


    Es más, cuando Salaverry ocupó Arequipa se vio obligado a salir de allí ante la hostilidad de sus habitantes, quienes apoyaban abiertamente a la Confederación, pues una eventual unión con Bolivia favorecería tremendamente el comercio entre las provincias. Pasaba lo mismo en el Cuzco, mucha gente de allí se adhirió al ejército de Santa Cruz a su paso por el sur.


    Saludos
    Midheridoc

    .

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X