Es una frase dicha en el señor de los anillos el regreso del rey