Pobre ******, hombre ni siquiera eres para admitir tus propias obsesiones personales para con otros del mismo sexo y aquí tratas de voltear la torta. De risa.

Y no mariquita, tengo señora e hija muy bien concebida.

Coño que resultaste ser todo un ejemplar de persona obsesiva compulsiva.